Después de operar a su pequeño paciente cumple su deseo sin consultarlo con sus padres

A pesar de los esfuerzos hechos por los seres humanos en los avances de la ciencia para mejorar la calidad de vida y salud todavía hay niños que pasan mucho tiempo en un hospital.

Esta es la historia de Jackson McKie, un chico de apenas 8 años que en lugar de tener una vida libre para jugar y divertirse con sus amigos ha visitado el hospital donde nació más veces que cualquier otra persona de su edad.

Jackson nació con un trastorno característico de la acumulación excesiva de líquido en el cerebro que crea una presión potencialmente perjudicial en los tejidos del cerebro, conocido como hidrocefalia crónica.

Afortunadamente, Jackson ha sido bendecido con un increíble equipo de médicos que día a día luchan por hacerle llevar una vida normal, incansablemente estudian su caso con el único objetivo de verlo feliz y preservar su vida.

Uno de ellos es el doctor Daniel McNeely, quien ha estado luchando con la enfermedad de Jackson desde que le fue diagnosticada. Antes de su última operación en enero del 2019, Jackson le hizo una solicitud especial al doctor Daniel que lo dejó muy conmovido por su inocencia e ingenuidad.

Fue una petición que, a pesar de ser tan simple, impactó tanto a todo el equipo médico que no hubo manera de rechazarla. El doctor Daniel quedó conmocionado al ver que su pequeño paciente no solo estaba preocupado por su salud, sino que sus sentimientos hacia otros eran trascendentales.

Sin consultar a los padres de Jackson juró cumplir la petición de su pequeño paciente. Aunque pensó que sus colegas creerían que se había vuelto loco.

En un principio creí que mis colegas y amigos iban a pensar que me había vuelto loco, pero me alegra que hayan entendido”.

Antes de ser anestesiado Jackson le pidió a su doctor que por favor también operara a su osito de peluche, porque su fiel compañero también necesitaba ayuda y no quería verlo enfermo otra vez después de despertar de la operación.

El doctor Daniel le pidió a las enfermeras que prepararan otra pequeña mesa de operaciones. Primero operó a Jackson y cuando terminó, recordó que todavía había un trabajo más por hacer: cumplir su promesa.

Cuando el pequeño Jackson se despertó de la cirugía, estaba muy contento al ver que su osito de peluche a quien llama “Little Baby” había sido operado y curado igual que él.

La cirugía que le hizo el doctor Daniel a “Little Baby”, ha sido la primera que había hecho en toda su carrera, pero agregó que no sería la última.

El maravilloso y original gesto del doctor Daniel se ha extendido por todo el mundo, y hoy día colegas han ratificado la importancia de conectarse con sus pacientes, la necesidad de conocerlos y acercarse a sus corazones.

Después de aquella cirugía, el doctor decidió compartir su historia en las redes sociales, y desde entonces ha sido felicitado y admirado.

Tras la publicación de las imágenes de esta mágica operación un sin número de elogios y felicitaciones han llegado de todo el mundo, incluyendo colegas y personas ajenas al hospital. El hecho de acompañar a Jackson en su inocente acto hizo que se ganara la admiración de muchos.

Su padre manifestó lo orgulloso que está de su hijo y resaltó sus nobles sentimientos.

Es un maravilloso gesto lo que ha hecho el doctor Daniel. Esto demuestra que es un neurocirujano increíble y una persona sorprendente”.

Después de la cirugía, los padres de Jackson se enteraron de lo que el doctor había hecho sin consultarlo y manifestaron su agradecimiento por tan noble acto de amor.

Facebook

Desde aquí aplaudimos esta genuina iniciativa que, sin lugar a duda, dibujó una gran sonrisa en el rostro del pequeño. ¡Compártela!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!