Ingresan a una niña de 6 años en un centro de salud mental sin avisarle a sus padres

La madre de una niña de Florida se encuentra verdaderamente indignada tras saber que su hija fue ingresada en un Centro de Salud Mental después de presentar una rabieta en la escuela. La hija de Martina Falk permaneció dos días en atención psiquiátrica y recibió medicamentos sin la autorización de sus padres.

La niña apenas tiene seis años de edad.

Las leyes de Florida, sin embargo, encuentran esto completamente legal. Falk ha alzado la voz y exige que la ley sea evaluada para que ningún niño tenga que pasar por algo tan traumático. La pequeña sufre de trastorno de hiperactividad y problemas de humor.

“Está traumatizada. No es ella misma. No sé cuánto tiempo durarán los efectos”.

Miembros de la escuela han dado un reporte que indica que la niña comenzó a lanzar sillas a sus compañeros y destruyó una parte importante del mobiliario de su salón de clases.

Fue entonces cuando decidieron optar por la ley que establece que un trabajador social puede evaluar a una persona y si lo considera necesario llevarla a recibir atención psiquiátrica.

La ley ha estado vigente desde 1971.

Esto aplica para adultos pero también para niños a partir de los 2 años de edad. Ante la rabieta de la hija de Falk, los miembros de la escuela llegaron a la conclusión de que se había convertido en una amenaza para todos y para ella misma.

En cuanto el trabajador social llegó, charló con ella durante un rato para poder llegar a un diagnóstico adecuado.

“El protocolo se siguió en todo momento. Estaba fuera de control y arruinando la escuela. Atacó al personal”.

Su conclusión fue que debía recibir medicamentos y lo más pronto posible ya que no se trataba de una “rabieta convencional”. Martina Falk, sin embargo, acudió a las autoridades para buscar respuestas.

“¿Por qué la trataron así? ¿Por qué no le dieron el amor y la atención que necesitaba?”.

La policía encargada de trasladar a la niña a un centro aseguró que se portó muy bien. Para ese entonces, la hija de Falk ya había tenido tiempo de calmarse y había recibido la atención de los trabajadores sociales.

El caso ha despertado un enorme debate y algunos políticos aseguran que esta ley debe ser modificada.

“Mami, cerraron la puerta y no me dejaron salir. Mami, no me dejaban salir y me dieron inyecciones”.

Algunos aseguran que la solución es que el personal reciba mejor entrenamiento. Otros, sienten que la ley ayuda a velar por el bienestar de todos. Los niños, especialmente aquellos con necesidades especiales, merecen recibir amor y ayuda profesional.

¿Qué opinas de esta difícil situación? Comparte esta noticia de la que ha surgido un debate sobre la importancia del tratamiento a los menores ante una crisis.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!