Hijo de una humilde conserje consigue ser aceptado en 9 prestigiosas universidades del mundo

Provenir de un hogar humilde no es justificación para dejar de luchar por los sueños, incluso cuando parecen completamente imposibles de lograr y todas las cosas alrededor parecen actuar en contra.

Este humilde joven dio todo de sí para enorgullecer a su trabajadora madre

Humilde
Fred Ramon es un joven brasileño de 20 años cuya vida siempre ha estado marcada por la pobreza extrema.

Vive en una de las regiones más humildes, en Cajueiro Seco, Jaboatão dos Guararapes, pero vio en la educación su única esperanza de cambiar su destino.

En el bachillerato, que estudiaba en la Escuela Estatal Profesor Fernando Mota, todos lo conocían por ser un chico afroamericano y, además, el hijo de una humilde conserje.

Pese a los señalamientos, se aferró a estudiar sumergiéndose en la preciada colección de libros que guarda en el interior de su casa sin terminar de construir.

Muchos de los libros de Fred fueron encontrados en la basura pero él los atesora como su mejor posesión


A través de sus libros, Fred se adentró en el estudio del idioma inglés, motivado por el gusto musical que siempre sintió hacia la cantante Christina Aguilera.

Quería poder entender las letras de las canciones de la cantante y soñaba poder conocerla algún día. Fue así como surgió su interés hacia los Estados Unidos.

“Deseaba entender lo que decía y también quería hablar con ella en inglés. Desde pequeño escucho música estadounidense.

Entonces, la música me hizo querer estudiar inglés y estudiando descubrí el mundo que es Estados Unidos, todo ese universo global”, narró el joven.

Tomó cursos de francés, español, artes, emprendimiento e incluso es un destacado bailarín


Además del inglés, comenzó a estudiar otros idiomas y a tomar cursos de todo lo que le permitiera aumentar su conocimiento.

Ganó muchos diplomas a causa de su inteligencia y, desde entonces, no se detuvo en su aprendizaje.

La madre de Fred, Suely Santo, siempre ha estado orgullosa de la dedicación que tiene su hijo en los estudios.

Con amor, veía cómo su primogénito acudía sin falta a cada día de clase, sin importar las carencias de casa e incluso bajo la más torrencial de las tormentas.

“Su nota siempre fue la más alta, nunca tuve ningún problema. Fue a clase incluso bajo la lluvia.

Doblaba sus pantalones, llevaba sus zapatos en la mano y nunca faltó a la escuela”, narró la orgullosa madre.

Tantos años de esfuerzo han dado sus frutos. Tras presentar el examen de admisión, Fred fue admitido en 9 de las universidades más prestigiosas en los Estados Unidos y el mundo: Universidad de Los Ángeles; Universidad de Innovación de ASU; Manhattanville College; Florida Tech; Temple University; University of Arizona; Stetson University; Adelphi University; y University of La Verne.

Para estudiar solo contaba con un viejo ordenador que no tenía todas las teclas y estaba a punto de romperse

Más que su conocimiento, las instituciones quedaron asombradas con el compromiso que Fred tiene hacia su comunidad pues dedica gran parte de su tiempo a impartir clases de idiomas a niños, al considerar que es lo más valioso que puede ofrecerles.

Ahora, Fred se prepara para estudiar Ciencias de la Computación y Estudios Globales en Los Ángeles, California, donde obtuvo una beca del 70% con la que planea prepararse para poder volver posteriormente a su país y ayudar a las personas más pobres.

«Quiero que otros jóvenes sean conscientes de que podemos mejorar.

Tengo muchas ganas de volver a Brasil y poder ayudar a más jóvenes y hacer cada vez más y más”, señala Fred.

Sin duda, la educación es la mejor forma de cambiar el mundo y el talento es capaz de abrir hasta las puertas más difíciles.

Tú tampoco desistas de tus sueños, al igual que este inspirador joven. ¡Enhorabuena por Fred, eres todo un ejemplo de superación y tenacidad!