Ha crecido tanto que su mamá lo hace famoso en las redes como «el bebé gigante»

Es posible que algunos niños sean anormalmente altos para su edad a causa de un rápido desarrollo anticipado de la pubertad, o porque la glándula pituitaria o hipófisis produce la hormona del crecimiento en exceso.

Estas afecciones y otras menos frecuentes pueden estimular el crecimiento, de los huesos de los brazos y las piernas, afortunadamente se trata afecciones fácilmente tratables por la Medicina.

Gavin es un pequeñín que hoy tiene la maravillosa edad de tres añitos. Cuando nació, su velocidad de crecimiento era normal para un bebé sano. Pesó 2 kilos 800 gramos y midió 48 centímetros. Sin embargo, con el paso del tiempo comenzó a crecer de manera desproporcionada.

Hoy, el bebé posee una altura de un metro y diez centímetros y su madre ha aprovechado esta condición para captarlo en vídeos y hacerlo viral en una de las redes sociales con más auge en los últimos tiempos y hacerlo figurar como un fenómeno de la Naturaleza con el único propósito de ganar visibilidad en sus redes.

A sus tres años, su progenitora aún le coloca pañales para hacerlo parecer un bebé gigante y, aunque el infante se ve feliz y lleno de vida, este hecho ha desencadenado posiciones encontradas de parte de los usuarios que han visto y compartido la publicación.

Pero lo inédito es ver a este “bebé gigante” de esta nueva generación, nacida en pleno auge de las redes sociales, un fenómeno absolutamente centennial, es decir, producto de la también llamada Generación Z.

Galen y Kat, ambos de altura promedio y su hermano Caleb, de 16 años son la familia de este hermoso niño y residen en una granja del oeste central de Estados Unidos.

Es un hermoso bebé

Kat ansiaba hacer famoso a su retoño a toda costa, con el apoyo de su marido e impulsada por su hijo mayor. Y así fue: poco después de subir el primer vídeo, el pequeño se robó todas las miradas y los corazones de los internautas y, al día de hoy, la cuenta de Kat acumula más de 42,5 mil seguidores y poco más de un millón de reacciones.

Se le ve feliz embarrado de lodo, o con su camioneta de juguete, incluso montando a caballo en el lomo de su padre. Sin embargo, independientemente de toda esta felicidad, hay algunos comentarios no tan positivos en las fotografías.

Muchos resienten que la madre use a su pequeño para ganar adeptos, exponiéndolo de esta manera; otros temen y hasta les resulta repulsiva la presencia del inocente, pero bueno, esto es un tanto exagerado: lo cierto es que Kat ha aprendido a lidiar con este tipo de comentarios.

“Ha habido comentarios buenos, otros malos, otros divertidos. Pero hay algunos que son muy hirientes, incluso duros con él. Él es lo que es” dijo la madre de Gavin.

Para ella representan una buena forma de compartir alegría con la gente en estos momentos difíciles y de total incertidumbre.

“Al principio los comentarios me molestaron un poquito, pero tenemos piel gruesa y no son relevantes para nosotros: la gente puede ser mala en línea”, añadió.

Sin embargo, exponer así a un bebé nunca no es tan buena idea, e igual debería tener muy en cuenta las críticas ya que, a fin de cuentas, se trata de un angelito.

Su ternura es sinigual

Ver esta publicación en Instagram

#gav #babypowder

Una publicación compartida de @Kat.027 (@gavsmomma20) el

Comparte este caso y comenta qué opinas sobre el comportamiento de esta madre que ha causado tanta polémica.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!