Graban a una mujer que se lanza al océano desesperada para rescatar sus 2 objetos más preciados

Después de los voraces incendios que devastaron buena parte del territorio australiano, sus habitantes no han podido escapar de las inclemencias del clima.

Ahora, son las lluvias torrenciales que han elevado el nivel del mar y causado numerosas inundaciones y pérdidas materiales, siendo Queensland y South Wales las zonas más afectadas.

 

Las gigantescas olas y la corriente comenzaron a golpear con fuerza las costas, donde hacen vida cientos de negocios a orilla de la playa. En particular, el club para amantes del surf Currumbin Beach Vikings Surf Life Saving Club sufrió con tanta intensidad los embates del agua, que varios objetos fueron arrastrados fuera del lugar.

Entre ellos, dos en particular eran de esas cosas que nos importan tanto como nuestra propia vida; a escritores, políticos y reyes, pasando por Homero Simpson hasta nuestra increíble protagonista de hoy: dos grandes barriles de cerveza.

Y es que, si bien ante la incontrolable oposición de la Madre Naturaleza lo primero que se debe resguardar es la vida, vaya que dos buenos barriles de cerveza son buenas segundas prioridades.

Y fue una mujer quien, en este caso expuso su vida por salvar el par de barriles llenos con la mejor bebida del mundo. Sin pensarlo dos veces, se lanzó a las bravías aguas y, como una experta nadadora logró alcanzarlos. La proeza submarina ocurrió en el suburbio Gold Coast en Currumbin, Australia.

Esta heroína anónima es empleada del club. Cuando se percató de que la corriente estaba por hacer navegar las barricas de buena cebada, con mucha decisión, nadó hasta tomarlos uno a uno en cada mano y los llevó de regreso a tierra firme.

Todo el hecho fue captado por la lente del fotógrafo amateur Ted Grambeau, quien estaba de vacaciones en ese momento en Currumbin. Aunque, algo borrosas por la lluvia, se ve lo que esta hembra alfa es capaz de hacer por rescatar este grandioso invento líquido, tan imprescindible como la rueda.

“Ella se arriesgó y, afortunadamente, no ocurrió ninguna desgracia en este peculiar salvamento de barriles de cerveza”, dijo Ted.

No podemos obviar que la seguridad humana es importante, pero cosas como la cerveza son las que hacen que valga la pena vivir. Porque la cerveza te hace sentir como te deberías sentir sin cerveza, cuentan algunos.

“Estaríamos completamente de acuerdo en que esta mujer merece beber sus dos barriles a placer en un lugar seguro y tranquilo”, se pudo leer también en alguno de los comentarios a la publicación.

Puede que Descartes nunca dijera “bebo, luego existo”, la versión cervecera de su archiconocido “pienso, luego existo”, pero a lo largo de la historia se cuentan por legiones los políticos, actores, reverendos, heroínas sin capa y hasta personajes amarillos barrigones de dibujos animados que han contado y cantado las virtudes de la birra.

Una cerveza fría como el hielo al final del día es una de las mejores cosas que la vida te puede ofrecer. Comparte esta historia con tus amigos.