Exige una disculpa pública después de que le vendieran un pastel que la traumatizó de por vida

A diario ocurren casos de personas que por accidente ingieren alimentos a los cuales son alérgicos o que simplemente han decidido no comer más, lo que genera en ellos probar esos alimentos que no desean consumir puede ser traumático.

Así lo expresó Sharleen Ndungu, una joven de 20 años que vive en Kent, Canterbury, Reino Unido. Al parecer Sharleen es vegana, ha sido su decisión durante muchos años no comer ningún tipo de carne, ni siquiera probarla, así como alimentos de proteína animal.

Recientemente, empleados de una importante cadena de panaderías conocida como Greggs han cometido el error de servir a la joven un pan relleno de salchicha.

Resulta que, distraída, Sharleen probó el pan con salchicha y de inmediato sintió malestar en su cuerpo:

“No comí carne en años. Cuando me di cuenta, me empezó a doler el estómago y el corazón se me aceleró. Me entró el pánico porque eso solo ocurre cuando consumo carne, pero no cuando como otros alimentos. Ahora estoy traumatizada de por vida”, comentó.

Después de ingerir accidentalmente el pan, Sharleen decidió hacer un reclamo a los empleados pues estaba realmente alarmada y en respuesta el negocio le ofreció la compensación monetaria de lo que la muchacha había pagado por el pan.

Sharleen se negó a recibir este dinero y exigió una disculpa pública del establecimiento. Sin embargo los empleados que cometieron el error ya se habían disculpado con la joven, y además de ofrecerle el reembolso de su pago, le ofrecieron un vale por más de 30 euros que podía gastar en la panadería mencionada.

“Hay gente que es alérgica al cerdo y puede morir por un error tan estúpido. Mi elección es no consumir carne porque causa cáncer. Esta elección me fue vulnerada. Quiero que hagan una disculpa pública”, comentó la indignada vegana.

Pero la cadena Greggs asegura que ha hecho todo lo que ha podido por enmendar el error de sus empleados y eso incluyó la disculpa que la joven requería.

“Nos hemos disculpado con el cliente por este incidente. Hemos tenido mucho cuidado para tratar de evitar que esto suceda y estamos investigando para garantizar que esta situación se pueda evitar en el futuro”, aseguraron.

Tras el incidente la joven publicó en sus redes sociales lo ocurrido y por allí expresó públicamente su indignación, asegurando a sus seguidores que el trauma que había sufrido la había hecho decidir no comer más nunca nada que no fuese preparado por ella.

Aunque la panadería actuó de acuerdo a los protocolos establecidos para la satisfacción de sus clientes la joven vegana continúa indignada y espera todavía una disculpa pública.

Comparte esta historia con amigos y familiares, y si alguno es vegano dile que tenga mucho cuidado al comer en la calle.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!