Estudios científicos avalan la decisión de las parejas que no quieren tener hijos

A pesar del instinto maternal o paternal que todos llevamos por dentro, son muchas las personas que no quieren tener hijos. Las razones son diversas: dinero, independencia, la edad, e incluso la sobrepoblación, De hecho, según un estudio reciente, la solución para salvar al planeta es no tener descendencia.

Te apuesto a que no lo sabías, pero, según la polémica investigación llevada a cabo por Seth Wynes y Kimberly Nicholas, y publicada en la revista Environmental Research Letters, no engendrar reduciría la producción de carbono, lo que incidiría en el mejoramiento ambiental.

Es decir, de ahora en adelante, si quieres ayudar a salvar el planeta del cambio climático, no basta solo con reciclar, modificar tu alimentación o tu filosofía y tus actuaciones.

Ahora, en verdad, debes decidir si quieres ser padre o no, a conciencia de que el daño ecológico no es tan solo una teoría, sino algo tangible, muy real y que amenaza la continuidad de la vida en la Tierra.

“Debemos estar conscientes de que no es un buen momento para sentirnos esperanzados y soñar con un futuro prometedor. El cambio climático existe y los gobiernos y la población se demoran demasiado en responder”, aseguró una de las investigadoras.

Además de la disminución de producción de gas carbono, letal para el ecosistema, para algunos, no tener hijos también puede servir para frenar la inminente destrucción del planeta, al reducirse también la generación de basura y otros químicos.

Por su parte, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, tuvo que reconocer que los seres humanos estamos perdiendo la batalla contra este fenómeno ambiental. Posteriormente, publicó un informe científico en el que se exhorta a la población mundial a colaborar para detener la contaminación.

Al menos debe reducirse a la mitad en menos de nueve años, y a cero para el 2050. De lo contrario, seguiremos viviendo las trágicas escenas de ciudades costeras ahogadas bajo las aguas, el recrudecimiento de las precipitaciones y la desaparición de arrecifes de coral, tan solo por nombrar algunos eventos.

“No tener hijos es lo mejor que podríamos hacer por el planeta”, suscribió una internauta.

Y es que, con el paso del tiempo, el cambio climático se ha convertido en un problema muy serio. Por tanto, cada vez se aumenta la búsqueda de acciones y soluciones en un esfuerzo para revertirlo, o por lo menos para reducir su aceleración.

Indudablemente el cambio climático no es lo único que preocupa sobre el futuro de las nueva generaciones, ya que sumado y producto de ello están las pocas oportunidades de trabajo, servicios, vivienda, educación y alimentación a las que tendrán que enfrentarse. Todo en un panorama nada alentador.

Ser padre o no serlo es una decisión muy personal, que requiere de una gran conciencia y responsabilidad.

Sin embargo, con este nuevo planteamiento esbozado por este par de científicos, habrá que detenerse a pensarlo con mayor detenimiento. Comparte esta historia con tus familiares, amigos y seres queridos.