“Estoy muy desesperada” – La súplica de una joven de 22 años que teme por su vida

Sabrina Monteverde, de 22 años de Córdoba, Argentina, lucha contra la fibrosis quística que le diagnosticaron cuando nació. Es una afección hereditaria que hasta el momento no tiene cura, los pacientes solo cuentan con tratamientos médicos que mejoran su calidad de vida.

La joven necesita un medicamento para tratar su enfermedad antes de que su cuerpo sufra daños muy graves.

“Mi cuerpo ya no entiende de tiempos, estoy peleando por mi vida”, dijo Sabrina en un conmovedor vídeo.

A través del mensaje que grabó pide ayuda para conseguir el fármaco Trikafta, en el vídeo les pide a todos que difundan su caso para que Apross, un organismo a cargo de la obra social en su país cubra su tratamiento.

Ella pide que la justicia falle a su favor, necesita tener la garantía de conseguir el medicamento que puede mejorar su calidad de vida y evitar que la enfermedad cause estragos en su organismo.

La fibrosis es causada por la alteración de un gen que hace que el cuerpo produzca un líquido anormalmente espeso y pegajoso que se acumula en las vías respiratorias de los pulmones y también en el páncreas.

https://www.facebook.com/watch/?v=474471956737779

“Estoy en un estado crítico. Por eso mi malestar y mi enojo porque al día de hoy hay un fármaco que produce el freno del deterioro y nos garantiza calidad de vida, un medicamento por el que estoy peleando judicialmente desde hace un par de meses, pero tristemente todo está paralizado”, dijo Sabrina.

La joven reclama que su tratamiento sea cubierto

Con el vídeo pide solidaridad, asegura que lo más importante para los seres humanos no tiene valor económico, dice que lo que realmente es valioso es la vida.

“Aquí estoy peleando por mi vida, estoy muy cansada”, su enfermedad afecta todos los órganos, pide que se imaginen cómo es estar todos los días intentando mantener los órganos sanos sin poder evitar que se deterioren.

“En estos 22 años lo he hecho sin chistar y estoy muy feliz con mi vida, pero estoy cansada de pelear y que no se me escuche. Necesito que la justicia y ustedes me escuchen y me ayuden”, dijo Sabrina.

Confesó que está desesperanzada porque sabe que hay algo que puede mejorar su vida pero que no lo puede tener.

“He sido paciente. Paciente con todos, con los médicos, con la justicia, con los abogados, porque entiendo que hay tiempos. Pero la fibrosis quística no entiende de tiempos. Hoy en día mi cuerpo ya no entiende de tiempos y ya no me está escuchando que tenemos que esperar”, dijo la joven.

En sus redes sociales, Sabrina cuenta su día a día y el tiempo que se dedica a aplicarse tratamientos para sentirse mejor. Con esfuerzo, logró obtener un título como técnica superior de diseño de multimedios.

“Estoy desesperada, de verdad. Nunca hice esto, nunca creí que tendría que llegar a esto, pero estoy muy desesperada. Es un derecho y hoy quiero pelear por eso. Necesito que la voz, que solo están escuchando mis paredes, sea escuchada en todos los lugares posibles. Porque de verdad lo necesito”, concluyó.

Comparte su caso y ayúdala a difundir su dramática situación, esperamos que pronto encuentre la solución que tanto espera y que le corresponde como derecho.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!