«Estaba en el suelo, no respondía»– Un futbolista habla sobre la condición de su hija de 2 años

La llegada de un bebé es un acontecimiento muy importante para las familias, los padres celebran su nacimiento soñando que cada día sea maravilloso entre el caos que implican los primeros meses, los trasnochos, la demanda de atención de los pequeños y la adaptación.

Pero a veces, hay diagnósticos que marcan un camino que al principio es incierto y angustiante, pero después fortalecen el amor de los padres que junto a su hijo emprenden una batalla de la que saldrán victoriosos.

Hugo Sanmartín es un futbolista de 32 años que juega para el equipo español Sociedad Deportiva de Compostela y que recientemente ha generado miles de comentarios en las redes por una publicación dedicada a su hija.

El deportista quiso hablar sobre la condición de su pequeña para crear consciencia y ayudar a otras familias.

“Soy el padre de la niña más maravillosa del mundo. Se llama Hera y este es su viaje”, así comenzó a hablar de su experiencia.

Hera tiene 2 años, hace tres meses le diagnosticaron autismo, el futbolista confesó que cuando le dieron la noticia “fue como un bofetón” y terminó lleno de incertidumbre. Pero a pesar de eso, sabía que la prioridad era ofrecerle todo el amor posible a su pequeña y conocer sus necesidades especiales.

“Lo que quiero es generar empatía y conciencia social y ayudar a otros padres que se encuentran con la misma situación que me encontré yo”, dijo Hugo.

A través de sus publicaciones quiere dar voz al autismo y aportar información valiosa no solo para orientar a otros padres sino para promover la empatía.

Hugo contó cómo notaron que algo había cambiado en su hija. “Marta, su madre, tenía otros dos niños y comenzó a ver cosas distintas en el comportamiento de Hera, es como si, de repente, se olvidase de todo”, relató.

El padre de Hera recordó que el día en el que comenzó a presentir que la niña podría tener autismo fue muy duro.

“Un día se tumbó en el suelo. No se movía. No hacía absolutamente nada. Era como un cuerpo inerte. Y te preguntas: ¿Cómo puede ser si hasta hace tres días se reía?”, dijo Hugo.

Continuó contando los detalles de esa situación que jamás podrá olvidar y que fue determinante para conocer el diagnóstico de su hija: “Intenté cogerla, pero me giraba la cabeza. Me tumbé con ella en el suelo, la miré a los ojos. No hacía nada, ni una expresión, evitaba mirarme. En ese momento me di cuenta de que mi vida había cambiado para siempre”.

Desde ese día comprendieron que Hera tenía una condición especial.

“Cuando tienes un niño con una atención diferente tienes que estar de guardia las 24 horas del día. Estos niños necesitan una vida muy monótona, muy pautada. Si vas por otro camino, puedes provocar que llore, que no duerma, que se golpee y se frustre”, dijo Hugo.

Hugo dijo que él y la madre de la niña han acudido a profesionales que les ayuden a atenderla de la mejor manera.

“Ella cada vez demanda más cosas y no siempre podemos entender qué quiere decir. Hemos aprendido, por ejemplo, que cuando va a la cocina y se pone a llorar es porque quiere un biberón. Ahora estamos intentando que empiece a comunicarse a través de pictogramas o con las manos”, dijo Hugo.

El futbolista, y padre a tiempo completo, quiere acompañar a otros padres que pueden sentirse solos en su lucha y pedir apoyo para sus niños.

“Es fundamental que los niños tengan ayuda lo antes posible. Nosotros hemos hecho un esfuerzo económico muy importante para que Hera tuviese desde el principio una terapeuta. La seguridad social nos la concedió hace dos meses y aún estamos esperando por una logopeda. Las ayudas tardan y muchas veces los padres nos sentimos muy solos”, relató Hugo.

Su mensaje no para de generar comentarios en las redes de quienes admiran su gesto y de quienes se identifican con su situación agradeciendo que use su voz para crear consciencia. Compártelo.