Hombre que escribió su currículo a mano llorando, recibe más de 30 ofertas–»Ordeño y hago queso»

Saber elaborar un buen currículo es esencial al momento de solicitar empleo. Sin embargo, la búsqueda de trabajo se hace aún más importante y vital cuando se pasa por malos momentos, como vivió un humilde hombre que se propuso encontrar una fuente de ingresos pese a todas las vicisitudes que enfrentaba.

La tristeza le embargaba y decidió escribir su humilde currículo a mano

currículo

Ángel Medina es un humilde trabajador mexicano, que hace dos años quedó desempleado como consecuencia de la crisis económica suscitada por la pandemia del coronavirus. Debía encontrar un nuevo empleo lo más pronto posible y su necesidad le hizo superar todas las adversidades.

Además de su falta de empleo, Ángel atravesaba por una terrible tristeza debido a que perdió a uno de sus hijos, por lo que aún con los ojos llenos de lágrimas se dispuso a escribir a mano su currículo, utilizando hojas de cuaderno.

Probablemente, utilizó una manera poco usual de solicitar empleo, pero no contaba con dinero suficiente para elaborar un currículo a computadora, y mucho menos tenía ingresos para poder hacer impresiones en hojas elegantes.

En cada hoja de papel, este hombre de 44 años de edad escribió, lleno de esperanza, su experiencia laboral, destacando sus habilidades y su personalidad dedicada al trabajo, y no a otras actividades dañinas.

Escribió decenas de hojas a mano con el anhelo de poder encontrar un empleo para sostener a su familia

Además de sus cualidades, Ángel incluyó su número telefónico para que las personas interesadas en su servicio pudieran contactarlo y así llegar a un acuerdo laboral que le permitiera volver a estar activo cuanto antes.

Su sencillo currículo escrito a mano, decía lo siguiente:

«Busco trabajo en fincas, tengo experiencia en el manejo de ganado, también sé capar, ordeñar, hago queso y domo caballos. Mi nombre es Ángel Medina, de 44 años”.

Y es que, este decidido hombre no tenía tiempo que perder, pues afortunadamente, aún tenía un hijo consigo al que también debía apoyar debido a que la pandemia lo dejó sin trabajo para poder sostener sus estudios.

Con mucho entusiasmo pegó sus anuncios con el resumen de sus conocimientos en los postes de varias calles de Hermosillo, Sonora, donde vive. Siempre mantuvo su positivismo esperanzado en que, de un momento a otro, alguien tenía que llamarlo.

Llenó las calles de su ciudad con los currículos que él mismo escribió

Y en efecto, su idea fue todo un éxito. Varios usuarios en redes sociales pasaron por sitios donde estaba pegado el anuncio, y lo compartieron con la intención de ayudar al necesitado hombre. Y de repente, en unas pocas horas recibió más de treinta ofertas de trabajo.

“Gracias a eso me llamaron desde Guadalajara para ofrecerme trabajo. Voy a trabajar con un señor en una palapa que está en San Pedro, allá me voy a quedar y voy a cuidar el negocio, y está bien porque la verdad me urgía conseguir trabajo, porque mi hijo estudia y trabaja, pero como ahorita no hay trabajo pues ahí está en la casa y uno pues tiene que salir a buscar”, expresó el hombre.

Ángel está muy contento, no pedía que le regalaran nada, solo ansiaba conseguir un trabajo para ganarse su dinero con su esfuerzo y poder llevar el sustento a casa.

Y ahora, gracias a esta gran oportunidad que se le presentó podrá mantener a su hijo y tener un poco de estabilidad económica.

“Lo que yo quería era trabajar y gracias a Dios ya tengo trabajo. Uno piensa que las cosas así se van a quedar mal, pero la verdad es que no, a veces las cosas andan mal pero luego vienen las cosas buenas, así me pasó a mí”, añadió el agradecido hombre.

¡Enhorabuena por Ángel y su familia! Sin duda, no hay obstáculo que no pueda vencerse por más triste que sea el panorama, pues el trabajo duro siempre será recompensado.