Es rechazada de la academia de policía por la apariencia de su cuerpo y no consigue empleo

Para muchas personas lucir algo que salga del patrón establecido  de buena conducta puede ser un gran problema. Nuestra protagonista es una joven de 31 años de edad, su nombre es Katky- Rose Bullen de Melbourne.

Ella, ansiosa de poder darle un giro a su vida quiso cambiar trabajo, por una profesión que de una u otra, le permitiera marcar la diferencia mientras se mantenía en forma.

Pensó que unirse a la fuerza policía encajaba perfectamente con lo que estaba buscando.

Sin embargo, hubo algo que no permitió hacer sus sueños realidad, Rose tiene distintos tatuajes sobre varias zonas del cuerpo que sin ella saberlo, terminaron siendo un gran obstáculo. Algunos de sus tatuajes pueden ser muy tiernos como un Pikachu o la Bella Durmiente, otros, por el contrario, pueden ser  muy “exclusivos”.

Las percepciones de los tatuajes en el trabajo han cambiado considerablemente en los últimos años.

Kathy-Rose tiene familia en la fuerza policial quienes le comentaron que era una carrera fantástica, por la que la joven en las últimas semanas se esforzó en sus entrenamientos para poder cumplir con el objetivo.

Revisando los requisitos se dio cuenta que sus tatuajes podrían ser un problema. Consciente que el comando policial de Victoria admite oficiales con algunos tatuajes, la joven decidió contactar directamente a la policía para descartar dudas.

Desafortunadamente, le dijeron lo siguiente:

“Sus tatuajes son contrarios a nuestro requisito de retratar una imagen profesional y disciplinada, y por lo tanto, se consideran exclusivos”.

Aunque Rose entiende y respeta perfectamente los requisitos establecidos por la policía de Victoria, no pudo evitar sentirse desanimada.

Comenta que se hizo sus tatuajes cuando era muy joven, aunque no se arrepiente de haberlos hecho destaca que lamentablemente, le han traído algunos problemas cuando quiere optar a una carrera real.

Siempre ha tenido muy buenos trabajos pero no una formación académica en sí. Para ella, es muy decepcionante que en el 2019 aún consideren los tatuajes un problema.

Los tatuajes pueden ser temporales o permanentes.

La joven compartió su historia en cuenta de Facebook abriendo paso a un gran debate. Muchos argumentaron que los tatuajes son un medio de expresión popular hoy día y no se debería discriminar a alguien por tenerlos. Otros, destacaron que existen ciertos códigos en profesiones específicas que no se deben alterar.

Algunas personas siguen relacionando los tatuajes con personas con problemas de conducta o antisociales.

La joven no piensa cambiar su arte corporal pero ha instado a otros a pensar detenidamente antes de tatuarse en un lugar muy visible. Un simple tatuaje podría alejarlo de la carrera de tus sueños.

El caso de esta joven ha dado mucho de qué hablar en las redes, compártelo y déjanos conocer tu opinión.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!