Entrega sus ahorros y su bicicleta para darles a una cena de Navidad a quienes no tienen nada

Llegó diciembre y con él se multiplican los actos de solidaridad y buenas acciones en todo el mundo. Para nadie es un secreto que el 2020 ha sido un año tormentoso para más de una familia, pero corazones como el del pequeño Séadna Boyle demuestran que todos podemos hacer algo para cambiar las realidades más penosas.

Séadna es un colegial de 11 años que vive en West Belfast, Irlanda del Norte y con gran determinación vació su alcancía con los ahorros que había guardado durante años, con tal de llevar adelante una buena acción.

El chico ha donado 149,44 kg de comida al banco de alimentos de South West Belfast, con el cual se alimentarán a 39 familias con tres comidas al día durante tres días de esta Navidad.

Esta no es la primera vez que chico saca a relucir su espíritu altruista, Séadna tiene cinco años donando alimentos al banco de comida.

Para la familia es todo un orgullo conocer de cerca su buen corazón.

«No puedo expresar con palabras lo orgullosa que estoy de él. Lo hace todos los años, es reconfortante. Quiere ser paramédico cuando sea mayor, siempre está ayudando a la gente», dijo la orgullosa madre Leighann McGrath, de 35 años.

En el pasado, el chico solía vender tarjetas navideñas y otros objetos para recaudar fondos suficientes para esta buena causa, sin embargo, debido a la pandemia su tradición se vio amenazada.

Por fortuna, este pequeño no se detiene ante las adversidades, así que utilizó sus propios ahorros para llevar adelante su acto de solidaridad durante estas fiestas.

Como el dinero parecía no ser suficiente, Séadna decidió rifar su bicicleta para reunir aún más fondos que ayudarían a las familias del lugar. Después de esto, el colegial y su madre se comunicaron al banco de comida para saber qué artículos podrían donar. 

El pequeño compró 149,44 kg de comida que servirán para armar las cestas para familias en riesgo. La inspiración de Séadna para ayudar viene del ejemplo que en vida dio su tía Anne Marie O’Neill, fallecida hace dos años y que sembró en él el amor por los voluntariados.

El South West Belfast Foodbank no perdió oportunidad de hacer público el buen corazón de este chico y compartió en Facebook algunas palabras de agradecimiento.

“El joven Séadna vació su propia alcancía este año (y no por primera vez) y donó 149,44 kg de comida, más de una décima de tonelada […] No pudimos abrazarnos, pero vemos lo grande que te estás volviendo, saludarnos con los codos tendrá que ser suficiente por ahora. Séadna, no tienes idea de cuántas personas has tocado con tu generosidad. Siempre tendrás un lugar especial en nuestros corazones, no podemos agradecerte lo suficiente”, escribieron.

Esta es la época del año en la que la generosidad se siente a flor de piel, pero no todas las personas están dispuestas a desprenderse de sus propios ahorros y objetos para ayudar a desconocidos. Sin duda, la buena acción de este pequeño es una lección inspiradora para todos.

El planeta sería un lugar mejor si todos tuviesen el espíritu de este chico, su buena acción merece aplausos y reconocimiento ¡Comparte su historia y que sirva para inspirar a otros!