Demanda a Burger King por un millón de dólares tras ser encarcelado por “pagar con dinero falso”

En la vida podemos toparnos con malentendidos o situaciones injustas que provocan daño a alguien completamente inocente. Sin embargo, la verdad siempre saldrá a la luz y esta historia es prueba de eso.

Emory Ellis, era un indigente de la ciudad de Boston, Massachusetts, en Estados Unidos, usualmente el deambula por la ciudad pidiendo limosna y un lugar disponible para dormir, hasta una mañana de noviembre de 2015, cuándo se dirigió a una sucursal de la gran franquicia de Burger King.

Ellis quería saciar su hambre con una de las ofertas de desayuno del local, pero para su sorpresa, fue acusado de entregar un billete falso y horas después se encontraba arrestado y dirigiéndose con los oficiales de policía a una celda.

Con este arresto, Ellis estaría violando su libertad condicional y fue llevado directamente a prisión sin derecho a fianza. Emory Ellis estaba convencido de su inocencia y que el billete de 10 dólares que entregó a los empleados de Burger King era genuino.

A pesar de la inocencia del indigente, él tuvo que pasar más de tres meses en la cárcel por ese incidente hasta febrero del 2016, cuando el Servicio Secreto determinó la legalidad y la autenticidad del billete de 10 dólares, conocido por tener el retrato de Alexander Hamilton y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Gracias a la acción del Servicio Secreto, Ellis fue liberado y exculpado de sus cargos. Y junto a la liberación e inocencia del indigente, se desató una polémica sobre el sesgo racial en los establecimientos y lugares públicos de los Estados Unidos en contra de los afroamericanos.

Muchos sostienen la idea que el prejuicio en contra de la comunidad negra fue lo que llevó a Emory a la cárcel, porque si él hubiese sido blanco, el incidente no pasaría a mayores.

VER TAMBIÉN:  Su bebé no nacerá con vida, pero en medio del dolor decidieron que su ángel salve a otros niños

Ahora, Emory Ellis, de 37 años, está demandando por casi un millón de dólares a la famosa cadena de comida rápida, que nunca se pronunció respecto a su caso. La razón de la demanda impuesta por Ellis y su abogado, Justin Drechsler, es porque consideran que Ellis fue víctima de discriminación de carácter racial y vinculado a su condición de ser una persona sin hogar.

“Nadie merece que lo traten como a Emory”, asegura Drechsler, el abogado.

NY Daily News y https://kazan.vperemen.com

Aún se espera respuesta del corporativo ante la demanda de 950 mil dólares que exige Ellis por los daños sufridos. La historia de Ellis nos deja una gran enseñanza sobre no juzgar ni discriminar a los demás, todos merecen ser tratados por igual y con respeto. Esperamos que se haga justicia y Emory pueda retomar su vida.

¡Comparte esta noticia con tus amigos y recuerda que la justicia llega más pronto que tarde!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!