Comparte cómo se despidió de su hijo de 4 años justo antes de que él se fuera al cielo

A veces en la vida ocurren cosas que a los seres humanos nos cuesta mucho trabajo entender. El universo se desenvuelve en formas misteriosas y no nos queda otra opción que continuar teniendo fe en que todo pasa por alguna razón.

Este caso ejemplifica el momento en el que la prueba se pone más dura, no nos queda sino honrar la memoria de chicos como Nolan.

Al principio parecía que el niño a sus 3 años padecía una clásica congestión nasal. Pasó el tiempo y los problemas seguían aumentando, la situación se puso cada vez peor. Sus padres Ruth y Jonathan recibieron la trágica noticia de que Nolan tenía Rabdomiosarcoma, una rara y agresiva manifestación del cáncer. 

Nolan combatió la enfermedad durante 18 meses. Se mantuvo fuerte, positivo y lleno de coraje… Pero en febrero de este año la tragedia fue inminente y el chico sucumbió ante su trágica condición. Solo tenía cuatro años cuando falleció en los brazos de su madre.

Sin embargo, no fue sobre la dura lucha en contra del cáncer lo que su madre compartió en su red social Facebook. La publicación que hizo consistió en la historia de los últimos días de su hijo en este mundo. 

Los doctores de Nolan explicaron que ya no era posible hacerle tratamiento a la enfermedad, todo lo que quedaba era tratar de hacerlo sentir lo más cómodo posible mientras su cuerpo se apagaba lentamente.

Luego, durante su último viaje al hospital Ruth compartió un momento con su hijo que jamás olvidará… No creo que quien lea esto pueda olvidarlo tampoco.

Lo que Ruth escribió en su página de Facebook es una conmovedora conversación que tuvo con su hijo en el hospital. Es duro leerla, pero es también una lección de vida. Con tristeza y orgullo lo compartimos aquí:

Ruth: Duele respirar, ¿cierto?

Nolan: Bueno… Sí.

Ruth: ¿Te duele mucho, bebé?

Nolan: (mirando hacia abajo) Sí.

Ruth: Esto del cáncer apesta. No tienes que luchar más.

Nolan: (con entusiasmo) ¡¿No?! Igual lo haré por ti, mamá.

Ruth: No querido, ¿es eso lo que has estado haciendo? ¿luchando por mamá?

Nolan: Bueno, ¡claro!

Ruth: Nolan, ¿cuál es el trabajo de mamá?

Nolan: Mantenerme a salvo.

Ruth: Cariño… No hay más nada que pueda hacer aquí. La única forma de mantenerte a salvo es en el cielo.

Nolan: Bueno, me iré al cielo y me pondré a jugar hasta que llegues. ¿Vas a venir, cierto?

Ruth: ¡Por supuesto! No te vas a deshacer de mí tan fácilmente.

Nolan: Gracias, mamá, me iré a jugar con Hunter, Brylee y Henry.

Durante los próximos días Nolan durmió casi todo el tiempo. Sus padres decidieron llevarlo a casa para que pasara allí la última noche. Mientras empacaban Nolan tomó la mano de su mamá y le dijo que estaba bien quedarse en el hospital. 

«Mi héroe de cuatro años estaba tratando de hacer las cosas más fáciles para mí», escribió Ruth. Pasaron la noche allí, se pusieron a ver algo en YouTube y Ruth le preguntó a Nolan si podía tomar rápidamente un baño, ya que nunca lo dejaba solo, estaban siempre en algún tipo de contacto.

Nolan le dijo que no habría problema, que fuera a bañarse mientras se quedaba en compañía de su tío Chris. Se volteó a verla entrar al baño, ella lo miró y le dijo «sigue viendo hacia acá, querido mío, estaré de vuelta en dos segundos».

Él le sonrió, ella cerró la puerta y en ese momento preciso Nolan cerró los ojos para entrar en un sueño profundo hasta dejar de respirar.

Cuando Ruth abrió la puerta todos estaban rodeando a Nolan con lágrimas en los ojos. Le dijeron que ya había entrado en un sueño profundo. Ella corrió hasta la cama y puso su mano en el lado derecho de su cara. En ese momento ocurrió un milagro… En palabras de Ruth:

«Mi ángel respiró, abrió los ojos, me sonrió y me dijo ‘Te amo, mamá’, apoyó su cabeza en mí a las 11:54 p.m. y en ese momento pasó a mejor vida mientras yo le cantaba ‘You are my sunshine’ al oído».

Esta historia es muy triste, pero el momento de su muerte fue conmovedor, llega al corazón y deja una lección al mundo.¡. Pasó a mejor vida rodeado de amor, recibiendo y dando cariño. Nolan se encontrará con su amorosa familia mientras juega en el cielo… El chico es un ángel.

Nunca debemos olvidar decirle a los nuestros familiares cuánto los queremos, es lo más importante que hay. Valora cada segundo de los seres que más amas, comparte esta historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!