Se queda en shock al quedar embarazada de un cuarto bebé tras años de haber sido esterilizada

Una madre de tres se quedó en shock al descubrir que estaba embarazada de un cuarto niño al que ella denomina como bebé milagro.

Elizabeth Kough, de 39 años, abraza con fuerza su hijo recién nacido Benjamin, por haber concebido años después de que le fueran retiradas sus trompas de Falopio.

Hace 4 años atrás a Elizabeth se sometió a una salpingectomía bilateral, en la que se le extrajeron ambas trompas de Falopio.

Como madre de 3 niños, para esta mujer su etapa de fecundidad había terminado y decidió someterse a la esterilización para interrumpir el paso de los óvulos a su útero y evitar así la fecundación.

Cortar las trompas de Falopio también reduce el riesgo de padecer cáncer de útero, un beneficio extra que llevó a Elizabeth a tomar la decisión.

Esta madre se realizó la cirugía con su obstetra y ginecólogo de cabecera en Virginia, ciudad en la que residía para ese momento. Sin embargo, tres años más tarde Kough vivía en Missouri  y se encontraba en una relación cuando comenzó a notar síntomas típicos del embarazo.

“Había leído que si quedaba embarazada después de este procedimiento hay un mayor riesgo de un embarazo ectópico, lo que puede ser peligroso.

Pensé que no estaría mal simplemente tomar la prueba y realmente no creí que sería positivo”, dijo Kought.

La mujer probó con una prueba casera y al ver que había resultado positiva asistió a un hospital local en compañía de su novio. La pareja estaba desconcertada por la situación y su sorpresa fue mayor al confirmar que iban a ser padres.

Elizabeth se realizó un análisis de sangre y posteriormente una ecografía. No había duda alguna, realmente estaba en estado.

Los médicos de Kough en el Meritas Health de la ciudad de Kansas en Missouri, estaban tan sorprendidos con el caso como los futuros padres. El expediente médico de Elizabeth confirmaba que la mujer se había sometido a una salpingectomía bilateral; sin embargo, el bebé estaba en camino.

“Sabemos que los óvulos pueden viajar por la cavidad abdominal y entrar en el útero. En el caso de Elizabeth, es muy raro porque no tiene tubo para transportar los óvulos“, dijo la Dra. Dawn Heizman, ginecóloga y obstetra certificada.

Si el embarazo era una sorpresa para los médicos, resultaba aún más sorpresivo para Elizabeth quien se enfrentaba de nuevo al proceso de maternidad y al cuidado de un recién nacido. Una etapa que había dejado atrás hace 9 años pues sus hijos mayores tienen 17, 11 y 9 años exactamente.

“Fue sobre todo reconciliar todo lo que había planeado [para mi futuro] con lo que estaba sucediendo. Realmente amo a mis hijos y a mi novio. Después del shock inicial y la comprensión de que mi vida iba a ser muy diferente, estaba  muy feliz”, dijo Kough.

A pesar de haber sido un embarazo de alto riesgo, la gestación transcurrió con normalidad. El pequeño Benjamin llegó al mundo el 14 de marzo en una sala del Hospital de la Ciudad de North Kansas. El bebé milagro nació mediante una cesárea y peso poco menos de 3,5 kilogramos.

Durante la cirugía el médico corroboró la ausencia de las trompas de Falopio y no se explican cómo pudo darse la concepción. Seguramente, el caso de esta mujer constituirá un nuevo hito médico.

Según aseguró la Dra. Heizman, Elizabeth es el tercer caso que conoce de este tipo pero Benjamin es el primer niño que nace completamente sano.

La Sra. Kough ya ha vuelto al trabajo y su pareja se queda en casa cuidando al pequeño. Después de una entrada bastante peculiar a este mundo, Benjamin es un niño como cualquier otro, sano y rodeado de mucho amor.

Esta mujer siempre lo considerará su pequeño bebé milagro y a partir de esta experiencia ha decidido utilizar un método anticonceptivo en el futuro.

No te vayas sin compartir esta nota. Advierte a tus amigos sobre este tipo de casos que aunque extraños también llegan a suceder. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!