El niño que vende sus juguetes para poder comprar una Tablet consigue 2 y se niega a aceptarlas

A veces, hay que tratar de entender cómo sienten los niños y niñas ven el mundo, y a partir de ahí, trabajar para transmitirles una serie de valores. En el caso de la solidaridad, nos puede parecer un concepto un tanto abstracto, pero con imaginación se pueden conseguir grandes cosas.

La solidaridad es un valor que supone la capacidad que tienen los miembros que pertenecen a una comunidad de actuar unidos como un todo. Esto se produce porque estos comparten intereses y necesidades entre sí, gracias a los lazos sociales y humanos que les unen.

La definición de solidaridad se basa en el respeto y la empatía que nos hace comprender que el otro necesita de nuestra colaboración o apoyo, y así mismo lo percibe Mario, quien una vez fue ayudado y devolvió el favor con creces.

Mario en su puesto de juguetes

Resulta que este pequeño quería estudiar, pero como no disponía del equipo necesario para recibir sus clases online, quiso vender los juguetes que tanto quería para conseguir un dispositivo con el que pudiera seguir estudiando.

De inmediato, se creó el clima perfecto para que la Asociación Civil llamada Movimiento Benito se acercara para regalarle la ansiada Tablet a Mario, provocando que miles de personas se conmovieran con el gesto que tuvieron con esta familia. Porque, definitivamente son este tipo de acciones las que deben privar y repetirse a diario.

La historia de Mario se expandió rápidamente por México y llegó a diversos estados del país como Guadalajara, donde otra persona le envío un dispositivo para que pudiera estudiar. Pero, ahora, al saber que otro niño también necesitaba una Tablet, decidió donarle una de las suyas.

“Una persona de Guadalajara me dijo que vio el reportaje y que quería regalarle una Tablet. Yo le dije que ya le habían dado una, pero esta persona insistió en mandarla desde allá y lo hizo”, indicó la mamá del niño que habita en el municipio de Ciudad Madero, en el sur del estado.

El pasado 23 de septiembre, su madre, la señora Prudencia Lara, dio a conocer la noble acción de su hijito, henchida de orgullo y emoción: querer vender nada menos que sus más preciados juguetes para adquirir una Tablet o un teléfono móvil para estudiar.

De esta manera, Mario pasó de no tener un artefacto para hacer sus deberes a tener dos, por lo que decidió hacer una buena obra y le regaló la segunda Tablet que le enviaron  a otro niño que tampoco tenía la posibilidad de cumplir con sus clases virtuales, lo cual, como sabemos, es obligatorio a consecuencia del coronavirus.

“Estoy orgullosa de mi niño por su noble corazón, quien en un principio quiso deshacerse de sus más preciadas pertenencias. Afortunadamente, ya no tuvo que despedirse de su Batman, su Spiderman y su ejército de figuras de acción de la serie animada Max Steel”, dijo finalmente Prudencia.

Animemos a nuestros hijos a que quieran ayudar a aquel compañero que tiene dificultades en alguna materia, que sientan alegría por sus logros, que presten atención a las personas mayores y cedan su asiento en el autobús si alguien lo necesita.

A que comprendan que en el mundo hay seres humanos a quienes hay que considerar, porque la definición de solidaridad es ese valor que nos ayuda a vivir en armonía y a sentir que somos parte de la humanidad.

Comparte esta bella historia con tus seres queridos. No olvides que con un pequeño gesto empiezan los grandes cambios… ¡Y están en tus manos! ¿Sabes ya cómo transmitir el significado de la solidaridad?

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!