El niño que sobrevive vendiendo souvenirs sorprende a los turistas hablando 12 idiomas

Thaksin tan solo tiene 14 años, desde pequeño ha trabajado junto con su hermano vendiendo souvenirs en las afueras del templo de Ta Prohm, ubicado en el complejo de Angkor-Camboya.

Si bien esto parece una actividad común para los niños de la comunidad, Thaksin tiene algo que lo hace realmente especial, aprendió varios idiomas gracias a los turistas.

Thaksin y su hermano menor trabajan desde muy pequeños.

Su increíble habilidad se vio impulsada por su infinito deseo de superación, aunque no cuentan con los recursos económicos para financiar una buena educación, algo ha cambiado para esta humilde familia desde que se viralizó un vídeo del niño hablando con una turista dejando evidencia su increíble habilidad lingüística.

Mientras los niños venden souvenirs el padre retrata a los turistas.

El pequeño trabaja diariamente vendiendo recuerdos a los turistas del mundo, sin importar su nacionalidad, Thaksin se les acerca y utiliza su habilidad para los idiomas mientras intenta vender su mercancía.

Venus Goon fue la turista que filmó una improvisada conversación con el niño quien no solo la persuadía para que le compraba algunos recuerdos sino que la sorprendió al hablarle en cantones, mandarín, tailandés, japonés, inglés, coreano, francés y español.

Los niños adaptaron la letra de una canción china y persuaden a los turistas diciéndoles “estamos aquí vendiéndoles cosas”.

Desde luego que la turista compartió esta increíble experiencia en sus redes sociales y rápidamente se hizo viral. Venus comenta al respecto:

Lo que realmente me sorprendió fue conocer a un niño talentoso que habla más de 10 idiomas. Al principio me habló en cantonés, luego me dijo cuantos idiomas habla, realmente me ENCANTÓ, grabé un vídeo de él hablando y lo compartí con algunos amigos”.

La joven turista es poliglota por lo que pudo hablar con el niño sin mayor problema, no solo confirma la habilidad del pequeño sino que deja evidencia de su talento.

Este hecho se dio a conocer en los medios locales, la Cruz Roja camboyana le otorgó algunos alimentos y pagará la educación de él y su hermano menor.

Desde su inocencia el niño motiva a los turistas a que le compren mercancía mientras los deleita con sus habilidades en los distintos idiomas.

Thaksin nunca imaginó que aquel día, casi como cualquier otro donde solo debía ofrecer souvenirs a los turistas, le cambiaría la vida para siempre.

Su sueño de poder estudiar y asegurar su futuro se ha hecho realidad, ahora asiste a una escuela de idioma extranjero en Zhuji, provincia de Zhejianh, en el este de China.

Su programa de educación es financiado por un patrocinador privado en China.

Solo basta una cosa que por mínima que parezca hará la diferencia, Venus le dedicó unos minutos de su viaje a un niño humilde y gracias a su vídeo logró que medios locales e internacionales se fijaran en él.

Estamos seguros que te espera un gran futuro. Sigue brillando con esa luz propia que conquista a turistas y ahora a personas de todo el mundo. Comparte para que más personas conozcan a este pequeño con grandes talentos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!