El niño de 9 años que le pidió comida a un policía recibe más de 4 mil euros

Aunque los niños deben crecer en condiciones aptas para su óptimo desarrollo físico y emocional con la protección de una familia, recibiendo educación y teniendo espacios para su recreación, lamentablemente no todos tienen esa suerte.

A algunos, les toca enfrentarse a adversidades muy duras que los convierten en personas resilientes haciéndolos madurar antes de tiempo. Incluso, en muchos casos tienen que renunciar a sus derechos mientras sobreviven en las calles.

Recientemente se difundió en las redes el vídeo de un niño que se acercó a un policía de Brasil porque tenía hambre.

El niño, llamado Edwin, huyó con su familia de la deplorable situación de pobreza e inseguridad que vivía en Venezuela y había arribado hace poco tiempo a Manus, Amazonas.

A pesar de que lograron emigrar, en Brasil los padres de Edwin luchan sin empleo por mantenerlo a él y a sus otros dos hijos, ni siquiera pueden satisfacer sus necesidades básicas.

La familia vive en una pequeña habitación en la que ni siquiera tienen cama, en la frialdad del suelo Edwin comparte un colchón con sus dos hermanitos y sus padres duermen en otro.

Edwin, de 9 años, conoce el drama de sus padres, hay días en los que ni siquiera tienen nada con qué alimentarse.

Así que, ante la desesperación que sentía, acudió a un policía para pedirle algo de comida, el agente conversó con él, y un vídeo del encuentro que ocurrió cuando el menor se acercó a la ventana de la patrulla policial, fue difundido en las redes.

Las escenas emocionaron a miles de personas, el policía, conocido como Sargento Bahía, emprendió una campaña de recaudación de fondos para ayudar a Edwin.

El policía le dijo al menor que tenía que estudiar, a lo que él respondió que no estaba asistiendo a clases. Además, le pidió algo de dinero, le dijo que tenía hambre.

A través de la plataforma Voaa la campaña tocó el corazón de mucha gente logrando reunir 30 mil reales brasileños, el equivalente a 4,423 euros.

El dinero será empleado para ayudar a la familia que partió a otro país buscando la oportunidad de tener una vida digna.

En Venezuela la situación para el sector más vulnerable es tan apremiante, que a los ciudadanos no les importa arriesgar su propia vida con tal de huir.

Caminando durante varios días, sin poder llevar sus pertenencias, atravesando desiertos, páramos, montañas, incluso sin la ropa adecuada, emprenden un nuevo rumbo con la esperanza de tener un nuevo destino.

En su país son vulnerados todos sus derechos, les basta tener un empleo y poder alimentarse cada día teniendo un techo sobre el cual protegerse y poder atender sus problemas de salud.

Por eso la familia de Edwin emigró aun sin tener recursos, con esta ayuda podrán comenzar de nuevo dándoles a sus tres hijos un mejor futuro.

En las redes muchos aplauden el gesto del policía que se solidarizó con la situación del pequeño.

Los padres de Edwin necesitan encontrar un empleo para que puedan finalmente mejorar su calidad de vida. Comparte esta historia de solidaridad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!