El milagroso parto de un bebé nacido dentro del saco amniótico que no respiró durante 2 minutos

La llegada de un bebé es indudablemente un motivo de infinitas alegrías, pero así también los padres no respiran en paz hasta no tenerlo en brazos y estar seguros que está fuera de todo peligro.

Un reciente parto ha causado sorpresa en la comunidad médica china, después de que fuera la primera vez que en ese país una mujer diera a luz “en caul”.

Los nacimientos en caul (del latín: en casco) se dan cuando el bebé nace dentro de su saco amniótico y tiene que ser removido quirúrgicamente.

El bebé fue traído al mundo mientras aún flotaba pacíficamente en su saco amniótico, por lo que ahora ha sido llamado el “bebé burbuja”.

La madre se había sometido a un tratamiento de fecundación in vitro en en Fuzhou, capital de la provincia de Fujian, al este de China. Pero en la semana 36 empezó a quejarse de dolor abdominal y sangrado. Acudió al Hospital de Atención de la Maternidad y Salud Infantil de Fujian, donde los médicos descubrieron que el bebé venía de nalgas y tenía otras complicaciones.

Tenía una afección llamada inserción del cordón velatorio, lo que significa que el cordón umbilical no se une en el centro de la placenta como debería sino que viaja a través de la membrana, lo que puede causar la ruptura de los vasos sanguíneos del cordón.

El bebé fue traído al mundo a través de una cesárea de emergencia pesando 2.5 kg

Pero sin duda no fue tarea sencilla, el bebé no respiró durante 2 minutos y sólo lo pudo hacer cuando ya fuera del útero de la madre los médicos lo sacaron de su saco amniótico.

El saco amniótico es la bolsa de fluidos dentro del vientre que sirve de hogar al feto durante su desarrollo, el mismo que se revienta cuando la mujer rompe aguas antes de un parto natural. Pero en una cesárea es el médico el que saca al bebé de su saco; sin embargo, en algunas ocasiones de riesgo, la opción de que nazca dentro de su saco amniótico podría ser beneficioso para el bebé, incluso salvándole la vida.

Estos nacimientos se dan aproximadamente 1 en 80,000 y por lo general, son prematuros.

“Los recién nacidos generalmente lloran poco después de nacer cuando su sistema respiratorio se introduce en los nuevos alrededores. Pero cuando nació este niño, todavía en su saco amniótico, era como si todavía estuviera en el útero de su madre. No fue hasta que los médicos abrieron la membrana y limpiaron el líquido amniótico de su sistema respiratorio que comenzó a llorar, dos minutos más tarde que los bebés normales”, declaró el médico que atendió el parto.

El bebé parecía perfectamente contento dentro del saco amniótico.

“Optamos por este procedimiento porque los bebés prematuros son más débiles que los bebés a término. Como los nacimientos prematuros se encuentran entre las principales razones de la mortalidad infantil, un parto en cascada permite que el recién nacido se dé a luz dentro de la misma membrana protectora. Esto reduce la pérdida de humedad en la piel, evita la pérdida rápida de temperatura después de un parto prematuro y disminuye el riesgo de que el bebé sufra daños durante una cesárea”, agregó el doctor Pan.

En los tres meses que siguieron, el hospital entregó a otros 10 niños con el mismo procedimiento.

Este es el impactante momento en que el “bebé burbuja” fue traído al mundo:

No te vayas sin compartir con tus amigos este nacimiento que nos hace maravillarnos de los milagros de la naturaleza.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!