El juicio de un anciano de 96 años por conducir a exceso de velocidad emociona al mundo

Víctor Coella, de 96 años, compareció ante la justicia por conducir a exceso de velocidad. La grabación del juicio se hizo viral después de que fuera difundida en el programa de televisión transmitido en Estados Unidos “Caught in Providence”.

El anciano declaró ante el juez Frank Caprio el pasado 31 de julio, conocido por participar en el programa televisivo en el que los juzgados autorizan la transmisión. El magistrado leyó los cargos por los que acusaba a Víctor: “conducir a exceso de velocidad en una zona escolar”.

En la comparecencia, Víctor dijo que generalmente no conduce, salvo que sea un caso de necesidad extrema.

Cuando lo sancionaron las autoridades por superar los límites de velocidad permitidos por la ley él estaba trasladando a su hijo al hospital, tiene 63 años y está enfermo de cáncer. Su padre lo trasladaba al centro de salud para someterlo a unas analíticas de sangre.

“No conduzco tan rápido. Tengo 96 años y voy despacio. Solo conduzco cuando es necesario”, dijo el anciano.

“Llevaba a mi hijo al hospital, tiene cáncer y lo llevo cada semana para hacerle análisis de sangre”, agregó.

“¿Cuánto años tiene su hijo?”, preguntó el juez, y él respondió con cara avergonzada: “63 señor”.

El juez se sintió conmovido y le dijo: “Es usted un buen hombre”, antes de cerrar el caso y bendecir al señor.

Pero antes de eso señaló a su hijo que estaba presente en la sala: “Vean a este joven, me está observando y ahora se pregunta si cuando cumpla 90 años yo seguiré llevándolo en mi coche a donde necesite ir. Le está dando un mal ejemplo a mi hijo”. En la sala se podía escuchar la risa de los presentes ante la broma del juez, pero el anciano permanecía atento e impaciente por escuchar la sentencia.

“Escuche señor, le deseo todo lo mejor. Le deseo lo mejor a su hijo y le deseo buena salud. Su caso es desestimado. Buena suerte y que Dios le bendiga”, concluyó el juez Frank Caprio.

El magistrado anhela ser tan buen padre como este señor que protagonizó el juicio más conmovedor del mundo. Desde que se difundieron sus declaraciones miles de usuarios en las redes se han emocionado expresando su admiración y ternura por el anciano que a pesar de las dificultades asociadas a su edad continúa ayudando a su hijo en su lucha contra el cáncer.

Además, admiran la postura de juez que supo reconocer con sensibilidad la preocupación del anciano que fue sancionado. No te vayas sin compartir este caso.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!