Desconsolado, un hombre de 74 años llora cada día frente al mar con la foto de su esposa

«UN AMOR PARA TODA LA VIDA: Llorando frente al mar, junto a la foto de su fallecida esposa, así vieron por varios días al viudo de, ahora, 74 años…»

¿Cómo puede una sola imagen describir tanto sufrimiento, tanta soledad, tantos años de amor y recuerdos imborrables que la muerte de un plumazo arranca a quienes se juran amor eterno, y no saben cómo hacer para lidiar con un dolor así?

Es el drama de un pobre viudo italiano, llamado Giuseppe Giordano, y que el dueño de una pizzería local, Giorgio Moffa, logró capturar en una fotografía y lo difundió en las redes.

«Hace varios días que viene, no conozco a esta persona maravillosa, solo sé que el suyo fue un gran y verdadero amor. Lo vi llorar y creo que ya no hay hombres como él. Un gran abrazo, querido amigo, eres un gran hombre. Pienso que todos en el mundo hemos perdido a alguien especial y todos tenemos nuestros procesos de duelo. Pero Giuseppe ha tenido el coraje y la dignidad de mostrarlo en público», escribió en una publicación que se hizo viral en minutos.

Ambos pasaron momentos muy importantes en ese lugar y él no lo olvida.

La fotografía del desolado adulto mayor dio rápidamente la vuelta al mundo y recibió cientos de comentarios.

Y es que las historias de amor que vemos en las películas a veces nos parecen tan lejanas como irreales y que siguen un guión. Sin embargo, siguen sucediendo a diario, aunque nos cueste creerlo. Y eso nos devuelve la esperanza en el amor.

Desde que murió su esposa, se ha visto a Giuseppe ir todos los santos días a la playa de Gaeta, Italia, con un porta retratos con la foto de su amada. ¿La razón?: charlar con ella mientras contempla la inmensidad del mar, como lo hacían juntos cuando la tuvo a su lado.

Cuando Giorgio finalmente se enteró de lo que movía al hombre acudir religiosamente al lugar, realmente no pudo contener las lágrimas y no dudó en compartir ese momento emotivo en Facebook. Quería que todos supieran que las historias de amor verdadero todavía existen en el mundo real.

Trascendió que Giuseppe y su esposa Ida se conocieron en 1969 con 16 años. En aquellos tiempos su relación superó una de las peores críticas de la sociedad: tener un hijo sin estar casados. Pero lucharon contra todos los que se opusieron a su amor. Tuvieron otros dos hijos y se mantuvieron juntos cerca de 50 años hasta el año 2011, cuando Ida falleció a causa de un terrible cáncer.

Tras la muerte de Ida, él continuó con su promesa

Giuseppe ha cumplido a diario con el ritual de llevar la fotografía de su esposa a la playa, justo en el mismo lugar en donde tuvieron su primera cita cuando eran adolescentes, como una forma de hacerle saber que no la ha olvidado y que jamás lo hará.

No te vayas sin compartir esta hermosa historia que nos llena los ojos de lágrimas. Todos nuestros pensamientos están con don Giuseppe para que encuentre le consuelo que tanto necesita. ¡El amor eterno existe!