El hijo de 2 recolectores de basura logra entrar a la universidad para estudiar medicina

Joel Silva es un joven de 22 años de Terra Firme, Belém, Brasil, que se ha convertido en un gran ejemplo para el mundo tras lograr matricularse en la Universidad Federal de Pará para cursar la carrera de medicina.

A pesar de la precaria situación económica de la familia Silva, Ducilene Barros y Jonas de Jesus, los padres de Joel nunca se dieron por vencidos y cada día lucharon para apoyar e impulsar a su hijo a alcanzar sus sueños.

Ducilene y Jonas son recolectores de basura y aunque no han podido estudiar siempre le han enseñado a su hijo que todo esfuerzo tiene su recompensa y la de ellos es la reciente selección de la Universidad para que él pueda convertirse en el médico de la familia.

Cuando la familia se enteró que Joel había sido seleccionado entre los estudiantes postulados en la Universidad Federal de Pará para cursar la carrera de salud lo celebraron con inmensa alegría.

Realmente Joel es un ejemplo para el mundo, este joven trabajaba junto a sus padres como recolector y aprovechaba las horas libres para estudiar, pero esto no ha sido un impedimento para obtener tan buenas calificaciones que le permitieron resaltar académicamente.

Joel invirtió parte del dinero que gana en algunos cursos en línea para prepararse aún más y así aumentar las probabilidades de quedar seleccionado en esta carrera, sin embargo, lo que más lo ayudó en su preparación, aparte del esfuerzo de sus padres y el propio, fueron los libros que recibió como donación. 

“Estudiar durante la pandemia es todo un desafío, lo más difícil es cumplir con una rutina de estudio, pero tuve una gran oportunidad que aproveché, como lo fue el material donado por las personas de los lugares por donde recolectamos basura.

Interactuamos con esas personas y puedo decir que este material donado fue lo que salvó mi viaje para cumplir este sueño”, dijo Joel.

Desde noviembre de 2020 dejó de trabajar con sus padres para concentrarse en el examen final y después retomó el trabajo, pero ahora se desempeña como vendedor en un pequeño local donde vive.

“Desde siempre quise trabajar en las áreas biológicas ejerciendo una profesión con la que pudiera contribuir a alguna transformación social, pero me faltó confianza. Esta vez funcionó. Espero que esta formación sea una experiencia que cambie mi vida y todo el entorno que me rodea, que es una periferia”, agregó Joel.

Los valores que sus padres le inculcaron a Joel han sido los pilares fundamentales que desde muy pequeño lo han fortalecido y guiado para alcanzar sus sueños.

“A pesar de las dificultades, si la persona se mantiene realmente enfocada sobre a dónde quiere llegar en el futuro y cómo llegar hasta ahí, acompañado del apoyo tanto espiritual como familiar es un impulso para lograr metas como la mía”, dijo Joel.

Celebramos que este joven haya logrado su matrícula en la universidad sin lugar a duda, es el camino que lo lleva a cumplir su más anhelado sueño.