El drama de la mujer que fue ignorada por su médico porque “era muy joven para tener cáncer”

El cáncer es quizás una de las enfermedades más temidas en nuestra sociedad. Nadie quiere recibir este tipo de diagnóstico pero el asunto parece ser más frecuente de lo que pensamos e, incluso, los médicos pueden sorprenderse ante ciertos casos.

Tal como el de Staci Akselrod una chica de Pleasantville, Nueva York, que descubrió su cáncer de mama después de un año de haber sido descartado por un médico para el cual “ella era demasiado joven para sufrir cáncer”.

En el 2016, Staci sintió un  bulto en el seno derecho pero su médico desestimó sus preocupaciones diciendo que era “demasiado joven” para tener cáncer pero meses después fue diagnosticada con la enfermedad.

“Había acudido a médicos con inquietudes antes y me dijeron: No te preocupes hasta que sea algo notablemente diferente“, dijo Akselrod.

En mayo del 2017, la chica continuó sintiendo el bulto en su seno y decidió hacer presión para que un médico le hiciera la prueba. Staci buscó una segunda opinión médica y se le ordenó realizarse un ultrasonido en vista de sus senos densos.

Después de esto, Staci recibió el diagnóstico a través de una llamada telefónica que respondió en horas de trabajo.

La chica atemorizada salió corriendo del lugar y se comunicó con su familia.

Casi un mes después comenzó con su tratamiento de quimioterapia que duró 18 semanas. Staci también fue sometida a 25 rondas de radiación y una mastectomía para extirpar el seno derecho

Para Staci no fue una etapa sencilla y perder su cabello la quebró emocionalmente. Sin embargo, logró salir adelante y ahora está libre de cáncer, además ha decidido contar su historia para advertir a otras mujeres que “nunca es demasiado temprano para esta enfermedad”.

Staci está alentando a todas a convertirse en las defensoras de sí mismas, si creen que algo anda mal en ellas. Por más confiable que sea tu médico, siempre es importante recurrir a una segunda opinión y más si notas que algo no anda bien en ti.

“Creo que lo más importante es que las personas confíen en sí mismas cuando sepan que algo anda mal en sus cuerpos y aboguen por sí mismas en situaciones médicas. A veces necesitas trabajar para encontrar el verdadero diagnóstico”, dijo Akselrod.

Se considera que las mujeres tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama si son mayores, tienen antecedentes familiares de cáncer de seno, portan la mutación del gen BRCA o tienen antecedentes de radiación en el pecho. Pero aún sin poseer estas características es importante siempre recurrir a un chequeo.

De no haber sido por su insistencia, la historia de Staci pudiese haber sido peor. Comparte esta nota y ayuda a multiplicar la advertencia que quiere hacer esta joven sobreviviente.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!