El donante que salvaría la vida de una niña de 8 años se retracta en el último momento

La familia de Evie Hodgson, una niña de sólo 8 años con una enfermedad sanguínea potencialmente mortal, ha iniciado una carrera contra el tiempo para encontrar un nuevo donante de médula para la pequeña. Todo esto, después de que el único donante compatible que se ha hallado en el mundo decidió retirarse del proceso poco tiempo antes de la cirugía.

Evie de Whitby, North Yorkshire, Inglaterra, necesita un trasplante urgente como parte de su tratamiento para superar la anemia aplásica que le fue diagnosticada. Esta anemia es una insuficiencia en la médula ósea que pone en riesgo su vida.

Después de una larga búsqueda todo estaba listo para la intervención que se realizaría el 09 de septiembre pero a menos de un mes del procedimiento, a la familia se le informó que el donante se había retractado.

Esto ocurrió el 14 de agosto y para ese momento la pequeña ya había pasado por una serie de procedimientos previos a la operación, entre los cuales destacan un trabajo dental y la extirpación de uno de los ovarios de Evie.

Para el horror de la familia todo fue en vano, pues el donante se arrepintió en el último minuto. La madre describe esta situación como “igual al día en que recibió el primer diagnóstico”. Ahora iniciaron de nuevo una carrera contra el tiempo, pero conocen lo difícil que podría ser hallar a un donante compatible para su pequeña.

La pesadilla de esta niña comenzó hace unos meses durante el confinamiento. Evie desarrolló una erupción en su espalda que los padres pensaron podría deberse a una meningitis y la pequeña fue a parar al hospital.

En el lugar los médicos sospecharon de un caso de sepsis y le aplicaron antibióticos. Poco después, unos estudios en el hospital de Middlesbrough revelaron que tenía niveles bajos de plaquetas en sangre y los médicos creyeron podría tratarse de leucemia. Pero, no, analizando más a fondo, descubrieron que no existían células cancerígenas en su organismo.

A finales de mayo se supo el verdadero diagnóstico, Evie tenía una afección plaquetaria conocida como PTI y necesitaría un trasplante de médula ósea. La angustia más grande es que su hermano de  años no era compatible, así que se inició una búsqueda internacional para dar con el donante de la niña.

El asunto dio resultado y ya existía una persona que podría salvar la vida de Evie, pero tras su retirada la familia vuelve a quedar en cero, están en el mismo punto de partida pero con menos tiempo para la pequeña.

“Estábamos devastados, fue un gran golpe. No tenemos idea de por qué el donante cambió de opinión. Todo es confidencial”, dijo Tina, madre de Evie.

Los médicos tratan que el cuerpo de la niña regenere su médula ósea mientras hallan a un nuevo donante, esta cirugía es la única esperanza para ella y le asegura un 60% de supervivencia. Por ese motivo, la familia inició un grupo de Facebook en el que informa los avances del caso y buscan crear consciencia sobre el registro de donación de células madre.

“Es muy fácil ser donante. Es como donar sangre, pero podría salvar la vida de un niño. Algunas personas ni siquiera saben que podrían ser compatibles. Es muy fácil unirse al registro, pero sólo alrededor del uno por ciento de la población del Reino Unido está registrada», explicó Tina.

La condición de Evie es potencialmente mortal y una simple donación podría salvar su vida o la de algún otro niño con su condición. Sin embargo, la desinformación que existe en cuanto a estos temas de salud ha instaurado una pared de concreto entre los pacientes y los buenos samaritanos del mundo que fácilmente podrían salvarles la vida.

Evie necesita hallar su donante pronto, comparte su historia y colabora con su búsqueda. Hagamos posible que esta información sea vista por la persona indicada, salvemos a esta niña.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!