Duerme con la ropa que usó en su graduación porque está muy orgulloso de haberlo logrado

No se quiere quitar la ropa que usó en su graduación porque se siente tan complacido de haber alcanzado su sueño que necesita seguir disfrutando la sensación que vivió el día en el que logró su meta.

Graduarse es el sueño de todos esos estudiantes y sus familias que han trabajado arduamente, día tras día, hasta lograr culminar una formación profesional con la cual poder tener mejores oportunidades y calidad de vida.

Emmanuel Abraham es un orgulloso estudiante nigeriano que se hizo viral después de celebrar su graduación de una forma un tanto insólita, vistiendo una elegante toga y birrete, pero haciendo con ello algo fuera de lo habitual.

Las redes sociales colapsaron cuando se encontraron con las imágenes de este estudiante. En ellas se le podía ver en diferentes momentos del día utilizando su vestimenta de graduación, lo mismo para cocinar como para dormir, usándola como la más hermosa de sus pijamas.

La verdad detrás del comportamiento de este chico no era otra más que aprovechar al máximo el dinero que invirtió en comprar su ropa de graduación. Emmanuel gastó 15 dólares que su familia consiguió con mucho trabajo y por eso no quería quitársela.

Miles de internautas en todo el mundo aplaudieron el proceder de este joven, pues consideran que la ropa de graduación es demasiado costosa, sobre todo considerando que solo se utiliza por breves instantes.

“¡Qué gran idea! Yo gasté 30 dólares en mi ropa de graduación y jamás volví a ponérmela, fue un completo desperdicio de dinero”, narró un internauta.

Vistió su elegante toga y birrete mientras preparaba su comida de celebración

Sin embargo, muchos otros internautas consideraron que la acción del joven fue demasiado exagerada y que no era necesario hacerlo, especialmente porque la toga debió ensuciarse con todas las actividades en las que la usó.

“Qué asco, es demasiado. Bueno, gracias a Dios estamos en temporada de lluvia y hay frío en todas partes, así al menos no empapará la ropa de tanto sudor hasta que decida quitársela de una vez por todas”, comentó un consternado usuario de las redes sociales.

No quiso quitarse la ropa ni para dormir

No fueron pocas las personas que lo cuestionaron por el uso que dio a su ropa, incluso alegaron que podría haberse incendiado su ropa mientras cocinaba.

Más allá de todos los señalamientos, para este joven lo más importante es haber culminado una fase tan importante en su vida, en la que empleó muchos recursos, tenacidad y esfuerzo. Por eso, no sería extraño verlo ceder a las peticiones de todas las personas que le piden que también utilice su ropa de graduación para acudir a misa, los domingos.

“Quién sabe en qué otra situación utilizará la ropa, podría usarla para buscar trabajo o puede teñirla de blanco para asistir a la iglesia”, escribió un internauta.

Concluir la formación académica siempre es algo digno de celebrar y todas las personas son libres de decidir cómo conmemorar sus triunfos, así como la manera en que utilizan los artículos que adquirieron.

Hay estudiantes, como este humilde joven, que nacieron en hogares muy pobres en los que no era sencillo poder costear su formación. En muchos casos ni siquiera cuentan con los servicios básicos en sus viviendas ni pueden disfrutar de actividades de recreación, o adquirir libros o invertir en capacitaciones o cursos de idiomas.

Incluso, algunos tienen que trabajar desde temprana edad y compaginar su formación académica con su manera de obtener ingresos económicos para sobrevivir.

Tú también deja volar tu imaginación a la hora de celebrar tus logros sin que nada ni nadie pueda opacar tu felicidad ni la satisfacción de haber alcanzado tu meta.