Dos humildes hermanitos huérfanos la interceptan para venderle caramelos y los rechaza

Programas de televisión como “Asuntos Internos”, “Laberintos del Corazón” y “As Brasileiras”. Series como “A Comédia da Vida Privada”. Películas como “Aurora” y “O País dos Tenentes”. Son tan solo algunos de los escenarios que han visto desfilar el talento de la gran actriz de origen italiano y radicada en Brasil, Giulia Gam.

Sin embargo, esta extraordinaria histriona no solo ha destacado en las tablas. Muy recientemente sorprendió a su público con un gran gesto de solidaridad que tuvo para con los más desprotegidos. Sobre todo teniendo en cuenta que ya se acerca la Navidad.

¿Qué niño no desea un regalo en esta época del año? Al salir de su entrenamiento en un gimnasio al que asiste ubicado en Leblon, Río, la actriz fue sorprendida por un niño de 11 años de edad y su hermano. Ellos la abordaron para ofrecerle unos caramelos que vendían y que eran todo su sustento.

Muy conmovida, Giulia no solo aceptó comprar de buena gana los dulces al muchacho, sino que además lo invitó a tomar un refrigerio a él y a su hermano mayor, de 14 años. Aunque la mejor parte de la historia está por venir, así que continúa leyendo.

Después de pagar el almuerzo, uno de los pequeños le preguntó inocentemente a Giulia si podía comprarle una pelota. Encantada, Giulia no solo accedió, sino que invitó a los dos hermanos a dar un largo paseo por un centro comercial cercano. Ni corta ni perezosa, entró en una tienda de deportes y les regaló la pelota y botines para jugar al fútbol.

“Me conmovió mucho su enfoque. Cuando vi que no tenía padre ni madre, les creí. No me gusta cuando los padres utilizan a los niños. Ellos, por alguna razón, me llamaron la atención. No pensé mucho. Hablaron de su madre, e incluso dijeron que iban a la iglesia”, dijo la actriz.

Según la artista, los niños no tienen padres y viven en Complexo do Alemão, un grupo de favelas en la zona norte de Río de Janeiro, Brasil. A pesar de que Giulia se encuentra actualmente al aire en una repetición de “Mulheres Apaixonadas”, dijo que los hermanos no la reconocieron.

Sin embargo, lo que más la entusiasmó y emocionó casi al borde de las lágrimas fue enterarse de que era la primera vez que estos niños visitaban un centro comercial. Sin pensarlo demasiado, esta noble mujer dio a los pequeños el gran día de sus vidas.

“Cogimos el ascensor, les encantó la vista panorámica. Los chicos estaban de fiesta. Luego les pregunté si querían helado, pero dijeron que estaban satisfechos”, dijo Gam.

De esta manera, finalmente los tres salieron del complejo de tiendas tomados de la mano. Después de despedirse amorosamente de los niños con un tierno abrazo, tomó un taxi con dirección a su casa. Había realizado el sueño de estos dos jovencitos que renuevan así su fe y su esperanza en los demás.

Personas altruistas y desprendidas como Giulia se caracterizan por poseer esa naturalidad a la hora de ayudar a otros. Buscan el bienestar individual pero también el de la comunidad toda, esperando construir un mundo mejor.

Comparte esta maravillosa historia de empatía y solidaridad con tus seres queridos. Otra que nos reivindica y nos hace grandes en valores humanos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!