Dormía en el estacionamiento de un supermercado porque lo perdió todo y por fin recibió ayuda

La diferencia entre el abuso de sustancias y la adicción es muy leve. Abuso de sustancias significa consumir una ilegal, pero también utilizar una sustancia legal de manera incorrecta. La adicción es otro asunto.

LaShenda Williams lo sabe, perdió muchas cosas por la adicción, no solo su dignidad y su autoestima, sino también su casa, porque quien ose hoyar esos espacios oscuros que ofrece la vida de las calles y el mal vivir sabe cuándo comienza, pero, en la mayoría de los casos, nunca cuándo parar.

La única opción para alguien que se encuentre presa del vicio es rendirse, declararse impotente ante su problema y pedir ayuda, que es lo fundamental. Esto fue lo que logró reconocer esta valiente mujer que hoy se encuentra en rehabilitación. Sin embargo, su problema de conseguir una vivienda digna sigue estando a la orden de sus días.

LaShenda tuvo que vivir en su auto y muchas noches las pasó en el estacionamiento del supermercado Kroger

A pesar de todo logró conservar su automóvil, el cual le sirvió de refugio y, la mayoría de las noches pernoctaba estacionada en el garaje del Kroger, una famosa cadena de supermercados en los Estados Unidos.

Al percatarse de la situación, en un gesto francamente loable y sin hacer mayores averiguaciones, una gerente de la compañía le ofreció a LaShenda un trabajo y con ello, la oportunidad de una nueva vida; le tendió una mano amiga para retomar la senda a quien se encontraba perdida.

Su nombre es Jackie Vandal, quien ejerce un alto cargo como supervisora ​​de contratación de Kroger. LaShenda fue honesta con ella y le confesó todo. Después de conocer los detalles de su historia, Jackie le dijo que la necesitaba en su nuevo grupo de empleados.

“Fue solo una sensación, un sentimiento. Puedes saber cuándo las personas son realmente genuinas y cuándo las personas, ya sabes, lo están intentando”, dijo Jackie.

Esta imagen entre LaShenda y Jackie dice más que mil palabras

Así que LaShenda se armó de ese valor insuflado por Jackie y se apuntó inmediatamente, tan pronto como pudo. A su vez, Jackie la ayudó feliz de hacerlo a completar la solicitud de empleo.

Tan pronto como terminó de revisar todos los datos y antecedentes de la mujer, la contrató como monitora de productos y asesora de los clientes y sus inquietudes sobre compras, pagos y otros problemas relacionados con el servicio.

Resulta que, después de ocho meses en el trabajo, LaShenda ya ha ganado suficiente dinero para optar a su propio apartamento, un pequeño lugar con un solo dormitorio, pero suyo al fin. Lo más increíblemente hermoso de todo esto es que todos sus compañeros de trabajo se encargaron de ayudarla a amoblar su nuevo hogar.

La mujer, agradecida y llena de emoción no tardó en compartir su felicidad con todos a través de sus cuentas en las redes sociales, algo absolutamente natural para todo aquel que se da la oportunidad de recomenzar.

“Por primera vez en mi vida sé lo que es el amor y la amistad”, dijo LaShenda.

El vicio se supera, y lo mejor de todo es que una vez logrado el objetivo ya la vida no se basará en disponer o no de una sustancia X, sino en aprender a sentir sin evadir, servir y ser mejores cada día.

Comparte esta hermosa historia de superación personal con tus mejores amigos, y nunca le niegues tu mano, un hombro o tus brazos a quien más lo necesite. Bienvenidas sean todas las historias como esta.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!