Devastado maestro se ve obligado a vender su auto de toda la vida y sus antiguos alumnos actúan

La gratitud es una de las virtudes que más escasean en nuestros días; sin embargo, un grupo de alumnos supo exactamente lo que debía hacer cuando su maestro de la infancia, ahora jubilado ya con 87 años, los necesitaba más que nunca.

El profesor Marcelo Siqueira, durante años dio clases de Historia y Geografía en la Escuela Estatal Doña Carola, en São Francisco, Curitiba, Brasil. 

Además de ser un maestro con todas las letras, un hombre verdaderamente ejemplar, y dejar una profunda huella en todos y cada uno de los alumnos que pasaron por su manos; era famoso en su barrio por su Volkswagen verde, que adquirió en el año 1972, el único existente en la ciudad.

“Cada vez que veíamos un auto verde por la calle, sabíamos que era el profesor Marcelo. El escarabajo era nuestro llavero, teníamos un apego muy fuerte ”, dijo Claudio Martins, ex alumno.

Pero tristemente, debido a la crisis financiera que golpeó tan duro al país entero, por la pandemia, Marcelo se vio en la necesidad de vender su amado «escarabajo verde», y eso lo tenía devastado, pero no tenía otra solución.

Después de pasar más de la mitad de su vida con el auto, casi 40 años después, el grupo de ex alumnos que amaba tanto al maestro y al Volkswagen, no tardó en enterarse de la triste situación de su antiguo profesor. Y no dudaron en organizarse para darle la sorpresa de la vida al anciano.

“Nos tomó de la mano y nos llevó por el camino correcto. Se sentó con nosotros, nos dio consejos. Era fundamental en esta parte de llevar al niño a la sociedad en el futuro ”, comentó Claudio.

A través de grupos de Whatsapp y campañas de recaudación de fondos, entre todos reunieron el dinero para comprárselo, pero con el solo objetivo de devolvérselo.

“El profesor Marcelo siempre ha sido muy ejemplar. Es una persona muy tranquila, muy tranquila, tanto que yo me convertí en profesor, yo soy pedagogo ”, dijo por su parte, Danieli Fernandes, otro exalumno.

En un video recogido por un programa local se puede apreciar el momento en que finalmente el profesor entrega su auto al presunto comprador, sin imaginar la sorpresa que le esperaba.

Marcelo rompió a llorar cuando le dijeron que su amado coche volvería a sus manos, y mientras se secaba las lágrimas por la emoción, expresó:

“No tengo forma de agradecerles. Tengo 87 años y no puedo envejecer gracias a estos jóvenes con los que conviví. Mi satisfacción es enorme”.

Tan acostumbrado a la enseñanza, el profesor Marcelo aprendió que el amor es un combustible que se resiste al tiempo. Y que, en el camino de la vida, no hay distancia capaz de separar a los verdaderos amigos.

Lo mejor de todo es que los alumnos han decidido dar un paso más y han hecho un nuevo llamado, ahora para reformar el coche de su profesor.

«Es una gran figura humana que ha formado grandes ciudadanos, se lo merece ”, concluyó Percy Goralewski, otro ex alumno.

Gestos así definitivamente merecen difundirse por el mundo. Es grandioso lo que un buen maestro puede inculcar en sus alumnos, y esta historia es la prueba de ello. ¡Compártelo!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!