Desesperado por encontrar empleo se detiene en un semáforo y termina llorando

En las redes sociales se comparte un sinfín de contenido, algunos de ellos muy provechoso y que tienen resultados extraordinarios. En esta oportunidad estas plataformas han ayudado para cambiar la vida de un joven en Brasil, cuya difícil realidad se había visto agudizada por la pandemia.

Su nombre es Mikael Silva, un chico de Caruaru, en el estado brasileño de Pernambuco, que se hizo viral en redes por su ocurrente modo de conseguir trabajo.

Mikael tiene sólo 18 años y desde hace dos que comenzó su gran aventura por encontrar su primer empleo digno, pero la edad y poca experiencia han sido como un muro de contención frente a su espíritu trabajador.

Desde el 2018 que Mikael recorre las calles visitando cada local que aparece en su camino. El joven ha dejado su currículo en decenas de oficinas, pero nunca recibía la oportunidad de trabajar.

La reciente crisis económica desatada por la pandemia ha complicado aún más la realidad de este joven, por lo cual decidió utilizar la creatividad para conseguir un modo de ganarse honradamente el dinero.

Mikael salió a la calle a pedir empleo.

“Necesito un trabajo, no sé qué más hacer”, decía el letrero que Mikael, sostuvo en la Avenida Agamenon Magalhães, en el barrio Mauricio de Nassau. En la pancarta también estaban dos números telefónicos para que quien quisiese brindarle una oportunidad pudiese contactarlo.

Quizás este no es el modo más común para encontrar trabajo pero a Mikael le funcionó. El mismo día en el que decidió pararse en el semáforo con el cartel lo llamaron.

El dueño de una pizzería se conmovió al ver la historia de Mikael en las redes sociales y decidió comunicarse con él. 

Alguien que había visto al chico en el semáforo lo fotografió y lo compartió, de inmediato el caso se volvió viral. Esa publicación fue la que motivó al hombre a llamar a Mikael. El chico pasó su entrevista y ha comenzado a una fase de entrenamiento, pero él mismo aún no se lo puede creer.

“Me di cuenta de que mucha gente estaba conmovida por mi coraje. Pero no pensé que tendría tanta repercusión«, dijo.

Mikael tiene el compromiso de ayudar a su madre con los gastos de la casa y sueña con vivir en el extranjero, así que por ahora se siente emocionado por saber que tendrá un empleo con el cual alcanzar sus metas.

Quizás el sueldo no sea el más prometedor, pero Mikael agradece la oportunidad y está feliz por la ola de solidaridad que se desató a su alrededor.

Son tiempos difíciles para todos pero siempre hay un modo de brindar una mano amiga, comparte esta inspiradora historia y anímate a contagiar el mundo de buenas acciones.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!