Desesperado ofrece en las calles árboles frutales a cambio de alimentos o ropa para su familia

La pandemia de coronavirus ha afectado la economía de las personas de todo el mundo, especialmente a quienes se dedican a la economía informal. Y en México, un sexagenario vio menguada sus ventas y para poder subsistir decidió poner en práctica una estrategia que sorprendió a todos.

Mantiene la esperanza de poder obtener ingresos para su familia

José Luis Amador Montalvo tiene 69 años y durante mucho tiempo se ha dedicado a vender árboles frutales y flores en el semáforo de la Avenida Tecnológico, en Metepec, pero producto de la pandemia las ventas se fueron al suelo y cayó en quiebra.

Su hijo era quien lo ayudaba en la venta, pero se contagió de COVID-19, y aunque superó la enfermedad debe recuperarse para volver a trabajar.

«Antes vendíamos los árboles, ganábamos hasta 51 dólares cada tercer día, pero ahora ni eso. Con todo esto (la emergencia sanitaria), ya no hay quién nos compre y mi hijo, que nos ayudaba a llevar dinero, no puede trabajar», dijo el hombre.

José Luis no pudo seguir vendiendo sus productos y se vio en la necesidad de cambiar sus árboles por comida o ropa, así que colocó una lona donde escribió informando a todas las personas que pasaban cerca del lugar la forma en la que podrían adquirir lo que vendía.

«Además, ahorita no hay empleo, no tenemos donde vender, hay plantas, pero la gente no tiene dinero, por eso mejor cambiamos por despensa para comer algo, además llevamos también apoyo para los trabajadores del negocio, porque tampoco tienen ingresos», añadió José Luis.

De esta manera, el trabajador llega todos los días al sitio de venta con la mejor alegría y entusiasmo junto a un sobrino que lo está ayudando mientras se recupera su hijo. Intercambia arboles de limón, cedro, girasol, naranjo y rosa que antes llegaba a vender en 8 dólares y ahora mismo recibe por ellos lo que las personas puedan darle.

A pesar de que el ingreso se ha visto afectado, aún puede llevar a casa los alimentos y muchas cosas que son útiles y necesarias para la familia. El hombre solo desea que su hijo se restablezca completamente y seguir adelante como siempre lo han hecho, y pide el apoyo a las personas y agradece a quienes han sido receptivos con su iniciativa.

«Que se componga un poquito esto y ya saldremos a vender. Le pido a la gente que nos apoye, a cambio le vamos a dar un arbolito, le doy gracias a los que me han ayudado porque estoy saliendo adelante», agregó el vendedor.

Sin duda, es una excelente manera de demostrar que, a pesar de las dificultades, siempre podemos encontrar una manera de obtener los ingresos que requerimos decentemente. En estos tiempos el trueque se ha convertido en una alternativa para personas como José Luis que no pueden quedarse de manos cruzadas ante la adversidad.

Comparte esta motivadora historia con todos tus amigos para llevar esperanza en estos momentos difíciles.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!