Un niño de 6 años atropella por accidente a un pollito y lo lleva al hospital con todo su dinero

En el corazón de los niños solo hay espacio para nobles sentimientos, todos saben querer de manera desmedida, ofreciendo a quienes están a su alrededor momentos de alegría, paz y sobre todo amor.

En medio de su inocencia saben reconocer cuando alguien necesita ayuda, perciben en qué momento una sonrisa suya puede mejorarlo todo. Y aunque lamentablemente algunos no reciban el amor, compañía y protección que merecen siempre están dispuestos a entregarle a los demás lo mejor de sí.

Una de las demostraciones más comunes de la nobleza de los más pequeños es su sensibilidad hacia los animales, les duele en el alma cuando sufren.

Derek C. Lalchhanhima, es un niño de 6 años que protagonizó una historia que ha conmovido al mundo, por accidente atropelló a un pollito con su bicicleta y lo trasladó al hospital con todos sus ahorros.

El hecho sucedió el pasado miércoles en Aizawl, Mizoram en la India. Derek arrolló sin intención al pollito y al percatarse de lo que había ocurrido se lamentó, no quería hacerle daño al inocente animal.

Así que lo tomó en sus manos y lo trasladó al hospital más cercano con todo el dinero que tenía con la intención de pagar los gastos médicos para su recuperación.

Derek no pudo ser indiferente ante las necesidades del pobre animalito que yacía en el suelo tras ser impactado con su bicicleta, la foto en la que aparece con su mirada triste mientras sostiene al pollito en una de sus manos y al dinero en otra es realmente conmovedora.

Mizoram Kid es una enfermera que trabaja en un centro de salud de Sairang, quien publicó la imagen del niño en las redes sociales. Aunque lamentablemente el pollito había tenido un desenlace fatal, Derek lo intentó todo para salvarlo, su familia le explicó que había fallecido y le dieron el consuelo que necesitaba.

El gesto del pequeño de desprenderse de lo que tenía para salvar la vida del animal lo hizo ganarse la admiración de miles de personas, las autoridades de la escuela en la que estudia decidieron rendirle un homenaje.

Cuando Derek regresó a clases fue recibido con un reconocimiento a su extraordinaria labor.

En la imagen se puede apreciar que el pequeño está envuelto en un chal que es una forma tradicional de honrar a una persona de su religión. El chal con el que cubrieron a Derek se llama ‘Tawlhloh Puan’ y representa el honor de quienes han hecho un acto de heroísmo extraordinario.

Derek le dio una valiosa lección al mundo, no podemos tener una mirada indiferente al dolor de los demás. Comparte su emotivo gesto.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!