Se niega a atender a una mujer que acudió a su pastelería y ahora se enfrenta a la justicia

Cada vez son más los movimientos y las organizaciones dedicadas a luchar por un mundo más igualitario y justo.

Lamentablemente, todavía vivimos en una sociedad donde muchas personas son terriblemente juzgadas.

Algunos son rechazados por su color de piel, otros por su identidad de género y otros por su nacionalidad y cultura. Este es el caso de una mujer trans a la que un repostero se negó a atender simplemente por ser ella misma.

“¿Cuándo será el día en que nos aceptemos sin juzgar a los demás? Es injusto que él crea que pueda tratar tan injustamente a alguien por ser trans”, lamentó un usuario en las redes.

Jack Phillips es un conocido repostero y es el dueño de Masterpiece Cakeshop. Lamentablemente, es bastante probable que una persona miembro de la comunidad LGBTQ sea completamente rechazada en su local.

Hace un par de semanas, Autumn Scardina acudió allí para celebrar su cumpleaños. Se trataba de un evento muy especial para ella ya que además de su cumpleaños quería festejar que finalmente había finalizado su proceso de transición para cambiar de género.

Por eso, quería un pastel que tuviese el borde de color azul pero que en el interior fuera completamente rosa. Lamentablemente, no recibiría ningún pastel.

“Me sorprende que tenga un anuncio de ‘Libre de Gluten’ en su local y que esto no hiera sus delicadas sensibilidades. No deseo que le vaya bien en su negocio”, comentó un internauta.

A pesar de que acudió con las mejores intenciones, Autumn sólo recibió una tajante negativa.

Jack le aseguró que no trabajaría con personas transgénero porque simplemente no estaba de acuerdo con su forma de vida.

El asunto fue llevado a las autoridades y el juez A. Bruce Jones impuso una multa de 500 dólares al pastelero por no cumplir con la ley antidiscriminación de Colorado.

“Las leyes antidiscriminación están hechas para proteger a miembros de nuestra sociedad que históricamente han recibido tratos injustos y que han sido privados de sus derechos en el día a día, incluyendo la compra de un producto”, dijo el juez Jones.

Phillips contrató a una firma de abogados para apelar la decisión del juez. Aseguró que no se negó a vender un producto sino que simplemente no quiere hacerlo porque no está de acuerdo con el mensaje que transmite.

Los abogados de Scardina están trabajando muy duro en un caso que podría convertirse en un importante precedente para defender los derechos de la comunidad LGBTQ.

Une tu voz y comparte esta nota para exigir que se haga justicia. Nadie merece ser rechazado por su identidad.