Un perrito vende dulces para poder pagar el tratamiento médico que le salvaría la vida

La mayoría de las personas que tienen una mascota la aman sin medida considerándola como un miembro más de su familia, así corresponden a la lealtad que estos seres vivos les entregan cada día con sus gestos de cariño.

Deko era un perro que luchaba por sobrevivir en las calles, su dueña lo vio y no pudo evitar conmoverse con su mirada triste, así que lo adoptó para ofrecerle amor y protección.

Poco tiempo después Deko se mostró débil, lo trasladaron a una clínica veterinaria y determinaron que tenía un cáncer conocido como un tumor venéreo transmisible que solo se desarrolla en animales.

La dueña de Deko se sintió devastada cuando los médicos veterinarios lo diagnosticaron con cáncer. Lamentablemente ella no tenía los recursos económicos para pagar el tratamiento que le daría la oportunidad de seguir viviendo.

Pero no podía quedarse de brazos cruzados viendo como se desvanecían las posibilidades de su mejor amigo, así que decidió con su hermana salir a la calle para buscar el dinero que les permitiera pagar las quimioterapias.

Ella escribió sobre un letrero de cartón un mensaje que conmovió a miles de personas: “Vendo postres para pagar mis quimioterapias”, y lo colgó en el cuello de Deko con una cinta.

El perro, que vive en Campeche, México, salió al parque con su dueña y su hermana para promocionar los postres que vendía: flan, brownies y chocoflan.

El dinero recaudado sería para pagar las sesiones de quimioterapia que necesitaba para vencer la batalla contra el cáncer.

Aunque su dueña pudo pagar la primera sesión no tenía dinero para completar el tratamiento, para eso cocinó postres con ayuda de su hermana Vanessa Euán, quien compartió la historia en su perfil de Facebook.

“Con el poco dinero con el que mi hermana contaba en ese momento le puso la primera quimio, pues el veterinario dijo que el cáncer tenía cura con el tratamiento, pero no tenemos los recursos para pagar todo el tratamiento y todavía le faltan tres quimioterapias por aplicar. Les escribo por su les gustaría apoyarnos comprando postres por medio de encargos y se los entregaré en el parque”, dice el mensaje.

Facebook

La publicación captó la atención de muchos usuarios que se conmovieron con su necesidad, en apenas 24 horas ya habían logrado la meta, un veterinario contactó a la familia para informarles que habían abonado todas las sesiones de quimioterapia.

Es satisfactorio ver cómo a través de las redes sociales se logran propósitos así gracias a la solidaridad de muchos. No te vayas sin compartir este feliz desenlace.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!