Dejan a una niña enferma en la puerta de una casa porque «no valía la pena cuidarla»

No nos cansaremos de repudiar los actos que algunas personas infringen hacia los seres más vulnerables, más aún, si se trata de niños o niñas recién nacidos. Algunos padres, en su grandiosa ignorancia consideran que los bebés que han desarrollado alguna patología, están demasiado enfermos para ser salvados y los tratan con desprecio e indolencia.

Sin embargo, existen personas extraordinarias como doña Iranete, quien protagoniza esta historia. Una mujer que va por la vida irradiando luz, con mucho amor en su corazón que no le cabe en el pecho. De esos seres como pocos, que resultan ser, al final, los imprescindibles.

Resulta que, doña Iranete se encontró con una escena horrorosa. Una pequeña recién nacida había sido dejada en la puerta de su casa, mostrando signos inequívocos de abuso. Su pequeña humanidad de apenas 2 meses de vida estaba llena de marcas de quemaduras de cigarrillos y otras heridas.

Sin perder tiempo, la mujer llevó a la bebé llamada Pérola hasta un hospital cercano, ubicado en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil.

Al serle practicadas varias evaluaciones, los médicos descubrieron que, además, la niña padecía de una lesión en la médula espinal que comprometía seriamente sus movimientos. Desde entonces vive en el hospital.

A través de una campaña promovida se intentó cambiar esta historia. La misma llegó a oídos de la empresa de electrónica con sede en Brasil, Multilaser, fabricantes y comercializadores de tabletas, reproductores multimedia, GPS, pen drives, accesorios de ordenador, juegos, etc…

La compañía donó a la pequeña una flamante tableta para que pudiera distraerse de sus días de postración en la cama del hospital. Sin embargo, la idea central es lograr recaudar el dinero suficiente para comprar una casa nueva para doña Iranete, y adecuar una unidad de cuidados intensivos para que ella y Pérola puedan salir del hospital.

“Multilaser, que ha ayudado a cambiar muchas historias donó una tableta a Pérola”, dijo doña Iranete, emocionada con el regalo.

Después de todo, Pérola pasa mucho tiempo en cama. La pequeña requiere de un poco más de diversión y alegría para ayudarla en su sanación. Incluso, esto es vital para su correcto desarrollo.

“La reacción de doña Iranete al obsequio es emocionante, y la sonrisa de Pérola nos alegró el día. No necesitamos más”, dijo un portavoz de la compañía Multilaser.

Otro es el caso de Patty Pontes, quien también es una súper madre abnegada. Ella cuida a sus cuatrillizos sola, todos con algún grado de parálisis cerebral, y así como doña Iranete, cuenta con la ayuda de la empresa, quizás muchos otros niños con la misma discapacidad puedan obtener una mejor calidad de vida en el futuro.

Cuando pensamos en lo que significa ser solidarios, encontramos tantas respuestas como personas en el mundo. Implica reconocer las necesidades de los demás. Cuando vemos el rostro emocionado de alguien a quien le hemos prestado ayuda, que valora nuestro gesto y este le cambia la vida, nace en nosotros una sensación indescriptible.

Una imagen dice más que mil palabras

Comparte esta hermosa historia de amor, empatía y solidaridad con tus seres queridos. Porque gestos como estos conforman una forma de vida más allá del alcance del bolsillo.