Da a luz tras una campaña para defender la vida de su bebé – «Solo quiero que la salven»

Cuando una mujer ama con todo el corazón al bebé que lleva dentro de su vientre, no hay nada que no pueda hacer para asegurarse de que se encuentre sano y salvo. Tal como demostró una valiente madre brasileña que inició todo un proceso judicial que garantizara la vida de su pequeña.

Gabriella Castro Silva, es una gerente administrativa de 30 años que se ha vuelto viral en las redes sociales por defender a capa y espada a su hija.

La mujer se ha convertido en toda una fuente de inspiración, tras descubrir en el octavo mes de su embarazo que su bebé nacería con una enfermedad congénita, denominada “síndrome del corazón izquierdo hipoplásico”.

Desde ese momento, lejos de rendirse o resignarse a que lo peor sucediera, Gabriella se dedicó a luchar porque el servicio médico con el que cuenta cubra el tratamiento que la bebé necesita, en una institución especializada.

El síndrome consiste en que la parte izquierda del corazón del bebé no se desarrolla por completo

Lo único que quiero es que mi hija tenga la mejor oportunidad, el mejor tratamiento. No pedí nada más que a lo que tengo derecho”, afirma la madre.

Tras el severo diagnóstico, Gabriella acudió con tres diferentes especialistas médicos y todos coincidieron en que, tras el nacimiento, la pequeña necesitará realizarse al menos 3 cirugías para poder vivir sanamente. Siendo el hospital de São Paulo, el indicado para que pueda recibir el mejor tratamiento.

El plan de salud se oponía a cubrir todos los gastos médicos

Fue el pasado 18 de enero que un juez dictaminó que el plan de salud con el que cuenta Gabriella deberá cumplir con todos los costes que garanticen una vida digna a la bebé y salvaguarden a su familia.

“Consulté a más de un especialista, y fueron unánimes al decir que el mejor lugar para que nazca mi hija, donde tendrá más posibilidades de sobrevivir, es en este hospital de São Paulo. Al principio, el plan se negó y dijo que solo pagaría el tratamiento en Goiânia, donde no hay un tratamiento adecuado para el caso de mi hija”, explicó la mujer.

La bebé nació y fue recibida con mucho amor y esperanza

Después de su ardua batalla legal, el pasado 08 de febrero llegó a este mundo Elisa, alrededor de las 8:30 pm. La pequeña tuvo un peso de 2.800 kg e ingresó inmediatamente a una Unidad de Cuidados Intensivos, en donde espera el momento de ser sometida a su primera cirugía.

La familia de Elisa sabe que ahora deberán enfrentarse a otra lucha, pero confían en que el universo les ayude para que la pequeña pueda superar con éxito todas sus operaciones. ¡Nuestros mejores deseos están con ustedes!

Está esperando que pueda ser sometida a su primera intervención quirúrgica

Apoya a la linda Elisa difundiendo su inspiradora historia y tú tampoco te rindas ante ninguna dificultad. No hay amor más grande que el de una madre que lucha por sus hijos. Comparte.