Cuatro jóvenes que sobrevivían en la calle pidiendo limosna se ganan la lotería

A veces el destino nos sorprende con hechos inesperados que nos cambian la vida por completo, tal como les sucedió a cuatro jóvenes sin hogar que sobrevivían en las calles en Brest, al oeste de Francia.

Ellos acostumbraban a pedir limosna a los clientes de un bar y cigarrería para poder obtener algo de alimentos, un cliente del establecimiento les regaló algo muy particular: un billete de lotería de la empresa Française des jeux (FDJ).

“Pedían limosna cerca del bar a medianoche en Brest y un cliente que salía del lugar les regaló el ticket que acababa de comprar por un euro”, dijo un representante de la empresa de lotería a través de un comunicado.

 

Los jóvenes rasparon el ticket y se sorprendieron al saber que no ganaron un premio de 5 euros como esperaban, sino de 50.000 euros. No podían salir de su asombro cuando descubrieron que desde ese momento cambiaría su futuro.

“Estaban conmocionados, pero tenían las ideas muy claras”, agregó el representante de la compañía.

Los cuatro jóvenes, de una edad aproximada de 30 años cada uno, decidieron compartir el premio en partes iguales, cada uno disfrutaría de 12.500 euros.

La noticia causó conmoción porque ellos protagonizaron una historia poco probable y le dieron el mejor de los desenlaces a un pequeño gesto de solidaridad que recibieron.

Es muy difícil que alguna persona sin hogar reciba como limosna 50.000 euros, y sin saberlo, el hombre que les regaló el ticket de lotería les estaba dando esa gran cantidad de dinero.

Según las declaraciones de los jóvenes, de quienes no se ha revelado la identidad, aseguraron que no saben de momento qué harán con el dinero. Pero una de las cosas que han planeado es irse de la ciudad de Brest.

Para ellos, la suerte apareció de la forma más inesperada de la mano de un hombre solidario que les entregó el billete de lotería que les ofrecía la oportunidad de obtener mucho dinero.

Los cuatro jóvenes cumplirán con sus obligaciones fiscales después de cobrar el premio y comenzar a rehacer su vida. Seguramente aprovecharán la oportunidad que recibieron para salir de las calles y contar con el calor y la protección de un hogar.

Miles de personas celebran el hecho que incluso catalogan como un milagro que recibieron los cuatro hombres que no tenían nada, ni siquiera cómo satisfacer sus necesidades básicas. Ahora, como ese milagro de Navidad que llegó antes de tiempo, el invierno no será una pesadilla mientras pasan sus días en las heladas calles de Francia.

Jamás hay que perder la esperanza, aun en los momentos más oscuros siempre sale el sol. Comparte esta grandiosa historia de fe y solidaridad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!