Cuando quitan la venda de su ojo tras una cirugía para recuperar la vista todos rompen en llanto

Jamal Furani es un hombre de 78 años que fue perdiendo la vista progresivamente. La situación empeoró tanto que fue declarado legalmente ciego y su familia comenzó a buscar desesperadamente una opción que lo ayudara a llevar un mejor estilo de vida. Jamal no podía leer, reconocer el rostro de sus familiares ni conducir.

Esto convertía sus años de la tercera edad en una verdadera pesadilla así que estaban dispuestos a probar suerte con procedimientos quirúrgicos realmente novedosos. Sus esfuerzos no fueron en vano.

Jamal se convirtió recientemente en la primera persona en recibir un implante de córnea KPro completamente exitoso. El encargado del delicado procedimiento fue el doctor Irit Bahar, quien es la cabeza del Departamento de Oftalmología en Centro Médico Rabin de Petah Tikva, Israel.

“Es un honor trabajar con un equipo tan maravilloso de personas. Trabajamos muy duro para hacer este momento posible”, dijo el Dr. Gilad Litvin.

El implante KPro consiste en una córnea artificial hecha con tecnología celular avanzada que permite integrar la óptica artificial con el tejido ocular del paciente.

“El implante se produce mediante ingeniería química a nanoescala y estimula el crecimiento celular. Es la solución médica duradera para la ceguera y otras lesiones de la córnea”, explicó un portavoz del Centro Médico Rabin.

Antes ya existían operaciones similares con otros implantes, pero el tiempo de la cirugía resultaba terriblemente largo y riesgoso para el paciente así que sólo era considerado como una opción de último recurso.

Afortunadamente, el equipo médico que asistió a Jamal llevaba años trabajando en este nuevo implante KPro y lograron reducir la cirugía a tan sólo una hora lo cual disminuía los riesgos. Sin embargo, nunca antes habían realizado el implante con KPro así que se encontraban ansiosos para ver si realmente conseguían los resultados tan deseados.

“Después de tantos años de trabajo e investigación, ser testigo de este logro es algo que me conmueve hasta las lágrimas. Todos estábamos llorando”, dijo el Dr. Gilad Litvin, cofundador de CorNeat, la empresa que hace los implantes.

Una vez que realizaron el revolucionario procedimiento a Jamal, todo el equipo médico y su familia esperaron ansiosos para ver los resultados.

Al día siguiente, procedieron a quitarle los vendajes y se sorprendieron al comprobar que la visión de Jamal se encontraba drásticamente mejorada.

“Esto es un logro maravilloso. Significa que podremos ayudar a muchas personas alrededor del mundo a recuperar su visión”, dijo el Dr. Gilad Litvin.

Ahora, Jamal ha vuelto a distinguir con completa claridad los rostros de sus seres queridos. No hay dudas de que este procedimiento logrará un maravilloso impacto en la vida de cientos de personas que sufren los mismos problemas de Jamal.

Esperamos que muchos otros pacientes demás puedan recibir resultados tan maravillosos y puedan recuperar su visión. ¡Comparte!