Convence a su hija adolescente de ir al baile de graduación y horas después la recoge llorando

Es natural sentirse nervioso en algunas circunstancias sociales. Por ejemplo, tener una cita, hablar en público o ir al primer baile son situaciones que pueden causar en ciertas personas un cierto miedo a la exposición o esa sensación de tener mariposas en el estómago por el miedo a la exposición pública.

Emilee lucía realmente hermosa para su graduación

Para muchos adolescentes, el baile de graduación es un rito de avance en la interacción social. Es un momento único, una gran noche que exige una enorme planificación y anticipación, el momento de brillar y dejar huella.

El “ser popular” y la presión por encajar dentro de un grupo social, a menudo generan en los jóvenes un nivel excesivo de ansiedad, también conocida como fobia social, una patología en la que cualquier interacción rutinaria causa temor, inseguridad y vergüenza por miedo a la opinión de los demás. Esta situación provoca el aislamiento de la persona y generalmente puede derivar en abusos.

La dulce Emilee Perry, una encantadora niña de 16 años de Doncaster, Inglaterra, sintió el peso de esa presión cuando la que debía ser la noche más feliz de su vida, su baile de graduación, se convirtió en una verdadera pesadilla, ya que Emilee, sufre de ansiedad.

Debido a su condición, la joven se había negado a asistir al baile en varias oportunidades, pero su madre, Tracy Perry, en un acto de buena voluntad logró convencer a la adolescente, quien finalmente accedió.

“Pensé que Emilee debía asistir al baile, así que le insistí y le insistí hasta que pude convencerla”, dijo Tracy Perry, madre de Emilee.

Sin embargo, unas horas después de haber comenzado el evento, una compañera se acercó a Emilee y vertió zumo sobre su cabeza. Emilee, con el vestido y el cabello empapados salió del salón y comenzó a llorar desconsoladamente y muy apenada.

Cuando Tracy se enteró de lo sucedido, entró en cólera. No podía creer tanta insensibilidad de parte de alguien hacia su hija. Publicó varias fotos de su hija tomadas esa noche, para mostrar a todo el mundo las consecuencias del incidente. Junto con estas, escribió:

“Esta es mi hermosa hija que sufre de ansiedad y a quien tuvimos que rogar para ir al baile de graduación esta noche. Dos horas después la recogí del baile así, con el corazón destrozado y en estado de shock”, escribió la madre en uno de los mensajes.

La mamá de Emilee estaba muy enojada

En respuesta a estas denuncias de intimidación, los usuarios de las redes sociales reaccionaron masivamente; miles de personas respondieron, comentaron y ofrecieron palabras de apoyo para la desolada adolescente.

“Mantén la cabeza en alto, Emilee. Lograrás mucho en la vida, con una madre como la tuya que te protege”, comentó Stephen, un usuario de las redes sociales

Las consecuencias de este tipo de conductas no se limitan al ámbito escolar y suponen una importante amenaza para el bienestar psicológico de niños y adolescentes, puesto que se trata de una experiencia interpersonal sumamente estresante para quien la vive.

Emilee ha vuelto a sonreír

Si no se interviene a tiempo, el estrés y la ansiedad sufridas por los adolescentes en estas circunstancias puede empeorar y perpetuarse a lo largo de los años.

Comparte esta emotiva historia con tus familiares y amigos, fomenta el respeto, sé tolerante y brinda apoyo a tus seres queridos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!