Un violador idea un cruel plan para matar a la niña de la que abusó y así evitar su testimonio

Los criminales suelen ser puestos bajo prisión con miras a que el estado de privación de libertad sirva para la seguridad de las víctimas, por un lado; y para que se surta efecto en la conducta del agresor, con la esperanza de su arrepentimiento y cambio de conducta.

Pero indudablemente hay criminales, cuyos comportamientos delictivos no cambian, y si ya fueron capaces de cometer las peores atrocidades, harán lo imposible por no permanecer tras las rejas de por vida.

Es lo que recientemente sucedió con el pedófilo Richard Palmer, de 26 años de edad, estadounidense. Se encontraba en la Prisión del Condado de Polk, en Florida, pagando por los cargos de agresión sexual a una menor de 12 años, cuando gracias a un detective encubierto lograron burlar sus peores intenciones.

El criminal quiso pagarle a un sicario la cantidad de 15.000 dólares (12.000 euros) para asesinar a la niña que había violado, y de ese modo impedir que testificara en su contra en el juicio que tenía pendiente.

Incluso había llegado a ofrecer un automóvil deportivo a cualquiera que pudiera asesinar a la niña, así como a los miembros de su familia.

Los oficiales del condado de Polk dijeron que las intenciones de Palmer eran provocar un incendio en el domicilio de la pequeña en un momento en que estuvieran todos los miembros de la familia adentro, para así acabar con la posibilidad de que testifiquen en su contra y pasara el resto de su vida en prisión.

Según los informes, el presunto pervertido fue acusado de abuso sexual porque puso sus manos en la ropa interior de la niña mientras dormía, y el mismo día intentó tocarle el trasero, en 2013. Después de eso fue arrestado, pero logró huir a Ohio, de donde fue extraditado a Florida en 2015.

VER TAMBIÉN:  Nadie imaginó que el doctor que ingresó al hospital comenzaría a disparar a todos con un rifle

Una vez devuelto a prisión en septiembre de 2017 por cargos de oponer resistencia al arresto, el pedófilo insistió en que la cárcel no era un lugar en el que quería terminar sus días, por lo que empezó el trazado del plan asesino.

Pero los intentos de Palmer afortunadamente se vieron burlados después de que un compañero de celda lo delatara ante la policía. Después, armaron un operativo para que un agente se hiciera pasar por un sicario y poder así ejecutar la emboscada para Palmer.

El depravado tenía un perfecto plan de cómo se haría el atentado, los agentes encubiertos escucharon cuando Palmer llamó a un pariente para decirle que depositara el dinero en la cuenta de la persona que él creyó era el sicario.

Incluso usó el código antisemita “Exterminar a todos los judíos” para hablar con los agentes encubiertos sobre la masacre planificada de sus víctimas.

Finalmente Palmer, que tenía cargos previos por abuso sexual a otros menores, fue acusado el martes por intento de asesinato en primer cargo a través de un incendio provocado.

Polk County Jail

El alguacil del condado de Polk, Grady Judd, dijo después: “Justo cuando crees que este hombre no puede caer más bajo, después de ser arrestado por hacer cosas horribles a una niña, ahora está tratando de contratar alguien para matarla a ella y a los testigos”.

“No hay nada de remordimiento en este hombre por lo que ha hecho”.

Es impresionante hasta dónde puede llegar la maldad de un ser humano. Esperamos que permanezca en la cárcel hasta que pague por todas sus culpas, y que no se le ocurra una nueva fechoría.

VER TAMBIÉN:  Lisette y sus 4 hijos perdieron la vida por culpa de la imprudencia de un conductor ebrio

Comparte esta impactante noticia en tus redes.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!