Confiesa que acabó con la vida de su hijo autista tras fingir que lo habían secuestrado

La policía de Florida atendió la denuncia de la desaparición de Alejandro Ripley, de 9 años el pasado jueves en horas de la noche. Declararon un Alerta Amber para dar con el paradero del menor con autismo que fue visto por última vez junto a su madre.

Patricia Ripley, la madre, declaró que dos hombres los interceptaron mientras transitaban en su vehículo, le bloquearon el paso y un hombre sacó al niño del vehículo y le robó el teléfono móvil.

Ángel Rodríguez, detective de la policía de Miami-Dade, emitió un comunicado con el testimonio de la madre que dijo que los secuestradores se marcharon en un auto de color azul.

El niño, diagnosticado con autismo no verbal, estaba vestido con una camisa azul del Capitán América, pantalones cortos negros y zapatos Crocs, tiene una cicatriz en su pierna izquierda.

Pero el viernes en la mañana las autoridades confirmaron el hallazgo del cuerpo del menor desaparecido en el lago de Kendall, y el nuevo rumbo de la investigación.

El padre del niño se mostró devastado, aseguró que no creía que su esposa fuera capaz de hacer un acto tan atroz.

“Estamos muy tristes de informar que el niño fue encontrado sin vida”, dijo en un comunicado de Twitter el Departamento de Policía de Florida.

El cuerpo del niño fue hallado flotando en un lago en el Miccosukee Golf and Country Club en el suroeste de Miami-Dade, cerca de donde el menor fue llevado el jueves con su madre.

Alejandro, de origen hispano, murió a manos de su madre, Patricia Ripley, las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del lugar, comprobaron que ella se dirigió el lago con el menor, lo empujó al agua y se marchó corriendo en un primer intento que hizo de acabar con la vida de su hijo.

Las escenas no serán compartidas por respeto a la sensibilidad de los seres queridos del menor y de los lectores.

Después de comprobar su implicación, Patricia Ripley fue arrestada por la policía sin fianza y con cargos de asesinato en primer grado.

La policía comenzó a considerar a la madre del niño como sospechosa cuando vieron el vídeo de una cámara de seguridad en el que se veía a Patricia dentro de su auto durante más de 15 minutos antes de denunciar el secuestro.

Patricia Riley habría inventado la versión del secuestro de su hijo para encubrir que atentó contra su vida.

La fiscal Fernández Rundle, dijo en una entrevista que la madre del niño intentó ahogarlo en un lago diferente una hora antes, pero los vecinos escucharon sus gritos y lo rescataron.

“Lamentablemente lo llevó a un segundo canal y no había nadie ahí”, dijo la fiscal.

El menor era autista no verbal, no habría podido decirle a nadie lo que su madre intentó hacer al arrojarlo al agua.

El pasado sábado realizarían la autopsia para determinar si el menor tenía otras lesiones o alguna sustancia tóxica en su organismo.

A pesar de la lluvia, en horas de la mañana, miembros de la fundación Bryan’s Art Foundation, se congregaron en el lugar en el que el cuerpo de Alejandro fue hallado para rendirle homenaje.

Asistieron maestros, familiares y terapeutas, en el lugar colocaron globos, peluches y tarjetas en honor a la memoria de Alejandro.

Una de las mujeres que se presentó en el homenaje, dijo que, en estos tiempos de confinamiento, habría que estar alerta con las familias que tengan algún miembro con discapacidad severa.

La noticia ha causado conmoción en Estados Unidos y el mundo, compartamos un mensaje de solidaridad con la familia del menor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!