El conductor de un autobús rescata un niño que sollozaba al intuir que estaba desaparecido

Todo transcurría con normalidad durante la jornada de trabajo de este conductor de autobuses cuando de pronto se percató que un niño lloraba desconsolado.

Tim Watson no pudo ser indiferente a la situación, intuía que el pequeño estaba en peligro.

Ese mismo día un niño de tres años que se encontraba con su madre en la Biblioteca Pública Milpitas de California fue arrebatado de los brazos de su progenitora, las autoridades cerraron el recinto y comenzaron el operativo de búsqueda.

Los agentes de la policía les pidieron a todos los conductores de autobuses que permanecieran alerta ante la situación.

Desde que Tim recibió el mensaje tenía su mirada puesta a cualquier indicio que pudiera orientarle sobre el paradero del pequeño. De repente vio que en el interior del autobús que conducía había un hombre y un niño llorando.

Algunas características del menor coincidían con la descripción del niño que habían reportado como desaparecido.

Pero Tim no estaba seguro de que se tratara del mismo niño, así que ejecutó un creativo plan para no despertar sospechas en el presunto captor. Les dijo a todas las personas que se encontraban en el autobús que un pasajero anterior había extraviado su mochila y que tenía que detenerse para revisar el vehículo.

Su verdadera intención era poder detenerse y levantarse para comprobar si se trataba del niño desaparecido.

“Lo que realmente traté de hacer fue levantarme sin que el hombre se sintiera observado y mirar con disimulo al niño”, comentó a los medios de comunicación el conductor.

Cuando vio el atuendo del niño: unos pantalones cortos y unas zapatillas Crocs de color rojo brillante confirmó su sospecha.

De inmediato sintió angustia e incertidumbre, se bajó del autobús y contactó a la policía local para informarles que el niño y su captor estaban dentro del autobús que conducía.

Los agentes le dijeron que condujera con normalidad y que ellos lo estarían esperando en la próxima parada, en la estación Fremont BART.

Cuando el autobús llegó a la parada Tim abrió la puerta lentamente, al ver a los policías era previsible que el hombre se bajaría. “Quería darles tiempo de que se prepararan y estuvieran listos para bajar. Entonces cuando se abrió la segunda puerta del autobús el hombre se bajó con el niño”, relató Tim.

El sujeto identificado como Alfonso David Edington, de 23 años, de Pittsburg, caminó con calma dirigiéndose fuera del autobús con el niño, pero de inmediato fue interceptado por la policía.

Alfonso fue detenido por un oficial y otro tomó en sus brazos al niño que finalmente se reencontró con sus padres.

Tim se convirtió en un héroe. Es padre de dos niños y confesó que pensó en ellos cuando vivió la angustiante experiencia de ver al pequeño llorando junto a un extraño que lo apartó de los brazos de su mamá.

Dios puso al conductor del autobús en el lugar correcto, en el momento preciso”, comentó uno de los lectores.

Mientras que el humilde conductor dijo: “Siento que hice lo que cualquier padre haría”.

NBC

Los agentes expresaron su admiración por la reacción de Tim, “usó las habilidades que aprendió en el entrenamiento de operadores, combinadas con su serenidad y astucia”.

La advertencia de Tim cambió el destino del pequeño. Debemos estar siempre alerta, una denuncia a tiempo podría salvar una vida. ¡Comparte este impresionante rescate!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!