Coloca una cebolla en la habitación de su hijo para curar su tos y termina en terapia intensiva

Los remedios naturales o caseros son ampliamente conocidas por muchos. Casi todo el mundo ha recurrido en alguna ocasión a una planta o infusión para aliviar una afección y si se trata de una tos la práctica se hace más común.

Sin embargo, una madre de 35 años ha pagado las consecuencias de confiar en estas recetas, después de que su hijo terminara en la Unidad de  Cuidados Intensivos a causa de la cebolla que utilizó para curar su tos.

La asistente financiera Juliana Ishiara ni siquiera dio a probar la planta a su pequeño Henzo, así que no pensó que hubiese nada peligroso en el asunto y decidió hacer caso a una receta que como ha comprobado resultó ser un mito.

El pequeño se enfermó con una tos común. La secreción nasal y el malestar le impedían dormir, así que Juliana lo llevó al médico.

“Llevé a Henzo al pediatra y estuvo bien. Goteo nasal claro, pulmón limpio. Continuamos con el tratamiento tradicional basado en inhalación, lavado con solución salina y jarabe de hierbas», dijo Juliana Ishiara.

A pesar de seguir al pie de la letra las indicaciones del pediatra, el pequeño se quejaba por el malestar de la tos. Preocupada por los síntomas de su hijo, Juliana decidió ir a la cocina, tomar una cebolla y cortarla en cuatro.

La mujer siguió un consejo que había leído en Internet sobre la efectividad de la cebolla para ayudar a sanar la tos.

El asunto consistía en colocar el tubérculo cortado en la habitación para que actuara durante la noche. De este modo lo hizo la madre sin prever los terribles resultados.

“En menos de cinco minutos, Henzo comenzó a tener un ataque de tos muy fuerte que no se detenía. Intentaba respirar pero no podía.

El esfuerzo por toser fue tal que en minutos vomitó y comenzó a cansarse mucho. Escuché un ruido fuerte cuando trató de respirar ”, dice Juliana.

Frente a la dramática escena, la desesperada madre llevó al niño a la sala de emergencias Hospital Notre Dame en São Paulo.

 “Llegamos al hospital y Henzo fue llevado de urgencia. Recibió oxígeno, tuvo que tomar una inyección de epinefrina y hacer inhalaciones de rescate con altas dosis de medicación.

Cuando la condición se estabilizó, los médicos decidieron ingresarlo en la UCI para que pudiera ser monitoreado”, recordó Juliana.

El pequeño estuvo durante cinco días en cuidados intensivos, donde recibió tratamiento con un inhalador de asma y medicamentos para tratar de revertir la crisis respiratoria. Después fue trasladado a la habitación, en la cual estuvo dos días más bajo observación.

Los siguientes 30 días, Henzo continuó con su tratamiento en casa. Su madre decidió llevarlo a un neumonólogo para una investigación pero tras varios exámenes no descubrió nada irregular.

Sin embargo, las enfermeras del Notre Dame comentaron a Juliana que otros niños habían experimentado este cuadro, después de mantener contacto con la cebolla. Sus madres habían seguido el mito pero la planta lejos de ayudar empeoraba el asunto.

“Algunos niños desarrollan hiperreactividad bronquial después de sufrir problemas respiratorios en la primera infancia, que pueden ser provocados por olores fuertes como un perfume o incluso una cebolla.

Esta hipersensibilidad puede causar broncoespasmo y dificultad para respirar ”, explicó Patricia Fukui, especialista en neumología pediátrica.

Quizás algunas personas habrán visto un resultado favorable al usar este remedio casero; sin embargo, el caso de Henzo nos muestra que no siempre resulta seguro.

Por ese motivo, Juliana decidió compartir su historia y advertir a los padres sobre el peligro inminente que hay detrás de esta práctica. Lo mejor será siempre seguir los consejos de un médico y no arriesgarse.

Esta receta es común entre las madres ¡Por favor! Comparte esta nota y ayuda a prevenir situaciones tan riesgosas como la que sufrió Henzo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!