CIBER-ACOSO: Recibe costosos juguetes sexuales vía Amazon y es imposible saber quién los envía

La primera vez que Nikki recibió un juguete sexual dentro de un paquete de Amazon, creyó que se trataba de una confusión de parte de la compañía, pero cuando esto se volvió algo recurrente, comenzó a alarmarse. Primero llegó el cable para un dispositivo Bluetooth, después llegó otro dispositivo con audífonos, y así sucesivamente. Todo sin recibo, sin huellas digitales, sin rastro alguno que pudiese ayudar a identificar al personaje que enviaba los regalos.

“La parte más rara es que si se tratara de una broma, o de algún hacker que envía este tipo de cosas a mujeres regularmente, sería sumamente costoso para él. Miré el juguete sexual en internet y cuesta $25, es una cantidad sustanciosa. Esto parece ser personal”, dijo Nikki.

Pero la verdad es que la historia de Nikki sirve para ejemplificar un misterio que tiene al personal de Amazon muy desconcertado. Según un vocero de la empresa alguien está enviando productos no solicitados por sus receptores, lo más frecuente es que sean juguetes sexuales, y la compañía desconoce la motivación que estas personas puedan tener. El caso de Nikki está siendo investigado por ellos mismos.

Por supuesto ella teme ser víctima de lo que comúnmente es conocido en el mundo contemporáneo como Ciber-acoso, ya que lo que le enviaron, además de ser un juguete sexual, es un artículo costoso que viajó a través de una plataforma reconocida. ¿Qué tan involucrada está la policía local en esto, y qué tan cerca vive su presunto acosador? Son las preguntas que aquejan a Nikki, y tiene razones para sentirse así.

VER TAMBIÉN:  Caso impactante - Un cocodrilo regresó el cadáver de su víctima “gracias a un brujo”

Por esa razón investigó en internet y se enteró de un caso de ciber-acoso similar, en el cual un hombre de Inglaterra estuvo enviándole artículos de la industria erótica a una mujer, y también leyó que la compañía se rehusó a revelar la identidad de quienes envían este tipo de cosas por razones de confidencialidad.

La situación de Nikki estaba afectándola tanto a ella como a su compañera de habitación, ambas temían por su seguridad, y sus quejas fueron ignoradas en repetidas oportunidades por la compañía. La primera vez que llamó a Amazon le dijeron que solo lo estaba preguntando para satisfacer su curiosidad… No la tomaban en serio.

Ella no dejó de llamar, y poco a poco fue armando el rompecabezas con la información que cada operador iba dándole. Descubrió que el nombre de la cuenta que envió el producto era distinto a aquél usado en la tarjeta de crédito.

Eventualmente supo el nombre del acosador gracias a un representante de Atención al Cliente que le dijo que “podía adivinar nombres y él podía ir diciéndole o no” Después, otro agente le dio un número telefónico falso, más adelante se descubrió que ese número no estaba asociado de ninguna forma a Amazon.

Más adelante le dijeron que la compañía tenía abierta una investigación, en beneficio de las víctimas, para asegurarse de que no vuelva a ocurrir algo así… Obviamente eso no era suficiente para Nikki ni para cualquier otra de las víctimas que permanecen en anonimato. A partir de ese momento ella decidió involucrar a la policía en el caso. 

La intervención policial no sirvió de nada. El oficial involucrado, al igual que Nikki, fue re-dirigido una y otra vez a distintos operadores e inclusive supervisores, era un callejón sin salida.

VER TAMBIÉN:  "Ama tus curvas", la campaña de Zara que está causando polémica

Para Nikki, más allá de la justicia, es importante saber si se encuentra segura en el lugar en el que está. Ella comprende que sea difícil acceder a la identidad de aquel que le envió los juguetes, pero considera que lo justo es saber de quién se trata y en dónde se encuentra.

Getty Images / Amazon

Por esa razón, a pesar de haber recurrido a los medios para hacer el caso visible y ponerlo a girar en la opinión pública, también ha solicitado que solo se conozca su primer nombre.

“Amazon al menos tiene que reconocer que toda la información que me dieron, que cada representante con el que hablé, me dio datos que solo sirvieron para complicarme más“.

Esperamos que Nikki y todas las víctimas de Ciber-acoso puedan construir un caso sólido y reciban la ayuda que merecen de parte de las autoridades. 

Te invitamos a compartir la información con todos tus conocidos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!