Celebran la graduación del hijo que pensaron que no sobreviviría ni siquiera un año

La vida del pequeño Charlie Smith ha transcurrido principalmente en habitaciones de hospitales. El bebé nació cuando su madre llevaba tan sólo 25 semanas de embarazo y los médicos llegaron a pensar que no lo lograría.

Pesaba apenas poco más de 400 gramos y tenía muchas dificultades para respirar porque sus pulmones no se habían desarrollado por completo. Sus padres, Alena Smith y Wendell; se encontraban agotados y confundidos.

No era la primera vez que Alena daba a luz a un bebé prematuro. Su primer hijo junto a Wendell también había nacido con una condición de salud muy delicada.

Ella no tenía ninguna condición de salud crónica y los médicos no logran explicarse por qué había desarrollado preeclampsia durante el embarazo.

Charlie era un bebé mucho más pequeño de lo que había sido su hermano mayor y después de nacer tuvo que permanecer casi un año en la Unidad de Cuidados intensivos.

Para ayudarlo a respirar con más facilidad los médicos tuvieron que realizarle una traqueotomía. En ocasiones, sufrió una serie de complicaciones digestivas así que requirió un par de cirugías adicionales.

A lo largo de todo el camino, el hermoso bebé contó con la ayuda de Geunevah Lafontant, su enfermera. Ella no tardó en encariñarse con el dulce Charlie y toda su familia; así que fue la primera en celebrar por todo lo alto que después de tres largos años el pequeño sería dado de alta.

“Ahora, Charlie ya no es considerado médicamente frágil. Ha recorrido un largo camino y no requerirá más intervenciones”, celebró Geunevah.

Para celebrar este momento tan especial, la familia se unió con Geunevah y otros empleados del hospital para realizar una pequeña ceremonia. Charlie se vistió con una toga de graduación y recibió un simbólico diploma de las manos de su dedicada enfermera.

Fue un momento agridulce porque me estaba despidiendo de él. Pero es una maravillosa razón para decir adiós: Él ya está mejor”, celebró Geunevah.

Una larga fila de ambulancias pasó por allí tocando la bocina para unirse al maravilloso logro de quien había sido un bebé prematuro con una de las situaciones de salud más delicadas.

Ahora, la familia Smith quiere dedicar todo su tiempo libre para apoyar a otros padres con bebés prematuros. Ellos tuvieron que pasar por esta difícil situación dos veces así que han aprendido mucho al respecto.

Crearon la organización Trust Your Strenght para brindar charlas y apoyo económico a todas las madres que puedan necesitarlo.

No hay nada más bonito que ver a un bebé recuperarse y  continuar cada vez más fuerte. Comparte esta historia para inspirar a tantas otras familias que están luchando por la salud de sus pequeños.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!