Celebran el milagro del niño que nació siendo del mismo tamaño que un héroe de juguete

Un embarazo es una gran alegría para los padres, pero también conlleva cierta preocupación para que todo llegue a feliz término sin contratiempos. Pero algunos bebés nacen antes del tiempo, y comienzan una ardua lucha para sobrevivir, tal como este pequeño de Estados Unidos.

Su nacimiento impactó a todos

Valerie Ray y Rob estaban inmensamente felices cuando supieron que venía un hijo en camino. Pero el cuello uterino de la madre presentaba una afección médica que hacía que se cerrara y abriera prematuramente lo cual representaba un gran peligro de pérdida espontánea del feto.

«Los médicos básicamente nos dijeron a Rob y a mí que nos iban a enviar a casa porque el embarazo se interrumpiría espontáneamente.

Tanto Rob como yo miramos al médico y le dijimos ‘no iremos a ningún lado, ya sea que lo tengamos mañana o lo tengamos dentro de cuatro meses, nos quedamos en el hospital’«, dijo con mucha seguridad la madre.

Los médicos suturaron el útero, pero no resultó e informaron a los padres que estuviesen preparados para lo peor. Val fue fuerte desde el primer momento, estuvo positiva y optimista, puso de su parte con mucha disciplina y permaneció en cama durante veinte días con los pies elevados y la cabeza más baja.

A Val estaba no le importaba permanecer todos los meses que fuesen necesarios en esa posición, y veinte días después, el 25 de julio de 2016 después de 32 horas de trabajo de parto llegó al mundo el diminuto Logan, con solo 23 semanas de gestación.

La adorable criatura pesaba 0,68 kilogramos y medía 30 centímetros, el mismo largo de un muñequito de Superman que su padre le había comprado. Pero la condición del niño era delicada y tuvo que ser llevado de urgencia a la sala de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal, tenía que ser ventilado de inmediato.

El pequeño tenía dos hemorragias cerebrales, su corazoncito presentaba dos agujeros, una hernia inguinal y había infección del tracto urinario. Apenas tenía cinco semanas de nacido y lo llevaron al Randall Children’s Hospital en Portland, Oregon temiendo que pudiera requerir de diálisis, por fortuna no fue necesario.

Es un guerrero

«Había un miedo real de perderlo en ese momento. Realmente pensamos que no tenía muchas posibilidades de salir adelante», comentó el padre.

A las once semanas fue sometido a una cirugía en sus ojitos con láser para corregir una retinopatía que amenazaba con dejarlo ciego. Después de 105 días fue llevado a casa y a partir de allí no se separa de su pequeño Superman que cada vez le quedaba más pequeño.

Es todo un superhéroe

Ya tiene cuatro años y las imágenes de lo que vivió fueron compartidas en las redes sociales y los internautas estaban conmovidos; de hecho, hay una de las fotografías donde Logan viste un disfraz del súper héroe.

En su reciente cumpleaños los padres le tomaron una foto con su muñeco adorado y la diferencia ahora es sorprendente, nada parecido a los viejos tiempos cuando eran del mismo tamaño.

Comparte esta linda historia con todos tus amigos para que mantengamos la fe y la esperanza en los momentos difíciles que se nos presentan en la vida.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!