La primera mujer transgénero en ganar una competición femenina de atletismo causa polémica

Practicar una disciplina deportiva requiere esfuerzo y dedicación independientemente si se trata de un hombre o una mujer, sin embargo, las exigencias cambian de acuerdo con las características biológicas del atleta.

Cece Telfer es la primera mujer transgénero en asegurar el título nacional femenino de 400 metros con vallas en el Campeonato al aire libre de pista y campo de National Collegiate Athletic Association (NCAA) 2019 en mayo.

Cece finalizó la carrera con un increíble tiempo de 57,53 segundos, el segundo lugar se quedó atrás con un tiempo de 59,21 segundos. También ganó el reconocimiento All-American First Team con un quinto puesto en los 100 metros de obstáculos al comienzo del día

Pero su triunfo ha despertado una gran preocupación en el mundo de los deportes sobre las ventajas competitivas que pueden tener atletas transgéneros.

Ante la controversia sobre este tema tan extenso y polémico, Cece insiste que es ella quien está en desventaja porque su cuerpo está atravesando cambios importantes producto de los procedimientos médicos por su transición de género.

“Estoy pasando por cambios bioquímicos por la terapia de reemplazo hormonal, esto hace que los músculos se deterioren perdiendo mucha fuerza porque la testosterona es la que te da fuerza y agilidad”.

Dijo que la afirmación de que la testosterona podría darle una ventaja competitiva debería ser descartada porque está tomando supresores de hormonas y, por lo tanto, esto no le genera ningún beneficio.

“Tengo que trabajar el doble para mantener esa fortaleza. Si me aflojo un día, son como 3 días atrasados. Por lo tanto, no puedo faltar a mis entrenamientos. No puedo beber, no puedo comer de forma poco saludable”.

Añade que es una locura pensar que su logro es gracias a la testosterona cuando las mujeres de nacimiento la producen más.

Ella dice que es el eslabón más débil de la cadena para competir con las mejores.

Cece cree que su victoria sin precedentes marcó el inicio de un “movimiento poderoso”. Para ella su medalla de oro la ha habilitado como atleta femenina.

Cece nació y se crió como Craig, compitió en la división masculina de Franklin Pierce University, en New Hampshire desde 2016 hasta 2018, aunque se identificó personalmente como mujer en enero de 2018.

En esa temporada ni siquiera estuvo entre los 200 mejores atletas masculinos en su evento.

Su última competencia como Craig fue en enero de 2018, y terminó en el octavo lugar de 9 participantes en los 400 metros de los Hombres en el Clásico de Invierno de Middlebury en Vermont.

Después de esa competencia renunció al equipo masculino mientras continuaba su transición, y se unió al equipo femenino en octubre de ese año.

Su entrenador, Zach Emerson, elogió el desempeño de los miembros de su equipo a pesar de las condiciones difíciles con el viento y el calor en los últimos tres días.

Dijo que Cece demostró ser lo suficientemente fuerte para manejar la situación, tal como lo ha hecho durante los últimos 6 meses.

“En la competencia se destacó en toda su temporada. Ella no iba a dejar que nada la detuviera. En mi vida no he conocido a nadie tan fuerte mentalmente como ella. Creo que ha estado increíblemente motivada este año por la transición. Es como la noche y el día en lo que ella estaba dispuesta a hacer como atleta”.

Bajo las normas y políticas de la NCAA, los atletas masculinos son elegibles para competir como mujeres si durante un año de calendario completo suprimen sus niveles de testosterona. Ofrecen la posibilidad de competir antes de que termine el año en equipos de sexo mixto en la división masculina pero no en la femenina.

Para muchos, este precedente dejó al descubierto que la categoría femenina en los deportes de élite es vulnerable y no puede garantizar una competencia justa y equitativa.

El campeón australiano de carrera Tamsyn Manou dijo que es importante que la gente entienda que no se trata de identidad de género, es un tema sobre las características bilógicas del sexo con el que se nace.

“Simplemente hay demasiada ventaja con un hombre que compite contra una mujer”.

Sin embargo, la NCAA no está de acuerdo. El Manual de Transgéneros de la organización expresa que según los expertos en medicina no se permite la suposición de que una mujer transgénero que compite en un equipo femenino tenga una ventaja competitiva.

Lo cierto es que hay un debate abierto sobre este tema que ha despertado mucha preocupación en el medio deportivo. Comparte esta noticia y déjanos cuál es tu opinión.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!