La desgarradora realidad que sufren los niños de Camboya, un paraíso del abuso infantil

En Camboya la crisis cada vez es más grave debido a la corrupción y la guerra, es el país con mayor índice de pobreza de Asia, aproximadamente el 80% de su población percibe menos de dos dólares diarios para vivir. Eso es catalogado por la ONU como pobreza extrema.

Se estima que mil quinientos niños viven en la calle en la capital de este país, Nom Pen, porque perdieron a sus padres o fueron abandonados.

Los pequeños son vulnerables al abuso de parte de extranjeros que viajan a este país por considerarlo un “paraíso” para pederastas.

La situación es alarmante, Christian Gálvez ha hecho un trabajo de investigación como trabajador de Protect, una organización que se encarga de investigar a los sospechosos para poder levantar cargos judiciales contra ellos.

En Nom Pen los nativos y pederastas occidentales buscan niños que su familia vende por menos de 10 dólares.

Un equipo de investigación periodística de un reconocido canal español se citó en el lugar para comprobar lo que estaba ocurriendo, incluso fueron agredidos por mafias locales pero lograron su objetivo.

Ellos vieron cómo un proxeneta localizaba niños según los requerimientos que recibía, ayudado por una niña.

También, notaron cómo los pederastas negociaban con las madres de las niñas.

En Camboya los pederastas no tienen que esconderse, abiertamente solicitan a los proxenetas sus servicios.

El perfil que suele predominar es el de hombres mayores entre franceses, centroeuropeos, hasta norteamericanos y canadienses, entre otras nacionalidades.

Mientras los reporteros grababan en la calle, observaron a una niña que estaba junto a su madre y su abuela era constantemente acariciada por un hombre desconocido mientras ellas evadían la situación.

VER TAMBIÉN:  Nadie asistió a su fiesta de cumpleaños y el consuelo que recibió se hizo viral

Ana Rosa Quintana, denunció que uno de sus compañeros había recibido una brutal paliza cuando se encontraban en Camboya realizando estos trabajos de investigación. “Estamos grabando una serie de reportajes aquí en Camboya y me empezaron a pegar…Conseguimos huir. Nosotros lo único que queríamos era hacer un reportaje para denunciar la pederastia”.

Recientemente, se han realizado muchas denuncias gracias al trabajo de organizaciones internacionales. Pero esto ha generado que quienes están en ese cruel negocio tomen más precauciones para pasar desapercibidos.

TC / DI

“No, ella no puede subir a la habitación”, escuchó un periodista mientras se encontraba en la recepción de un hotel de Nom Pen. Esa fue la respuesta para un señor de aproximadamente 40 años que pretendía ingresar a su habitación con una jovencita de Camboya.

Las reglas del hotel establecían que si tenía una habitación individual no podía invitar a nadie más, a pesar de que la tarifa para una habitación doble es muy poca el señor simplemente se retiró mientras la jovencita esperaba afuera.

Según informa la gente de la zona, algunos hoteles exigen esto como una medida contra la prostitución.

Es una desgarradora realidad que el mundo debe conocer, es hora de alzar la voz y no ser indiferentes ante tanto sufrimiento. Compártelo.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!