Finalmente conoce la felicidad la perrita dejada a su suerte que perdió uno de sus ojitos

Dulce Polly es una perrita que, tristemente, no tuvo la dicha de tener una familia que cuidara de ella y la llenara de mimos. Por el contrario, fue dejada a su suerte y deambuló durante muchos días en las peligrosas calles de México, hasta que todo cambió.

La perrita Dulce Polly estaba completamente desamparada

perrita

Alguna vez Dulce Polly tuvo una familia, pero un buen día decidieron dejarla desamparada en las calles de Chimalhuacán, Estado de México. Estar sola, sin ningún tipo de cuidado, la hizo ser vulnerable a enfermedades e infecciones que pusieron en riesgo su salud.

En medio de su desdicha y con una gran infección en uno de sus ojitos, la perrita había perdido la fe en la humanidad y se resguardaba en una vieja guarida entre las calles. Fue entonces que uno de los vecinos de la zona notó su presencia y decidió actuar para ayudarla.

Su ojito izquierdo estaba completamente enfermito

El buen hombre se aseguró de que Dulce Polly no padeciera de hambre y tampoco de sed. Cuidaba de ella amablemente, hasta que uno de sus vecinos comenzó a amedrentarlo con llamar a la perrera para que se deshicieran de la peluda.

En ese momento, el hombre decidió contactar con la asociación a favor de los animales Mundo Patitas, con la esperanza de que ellos pudieran acogerla y ayudarla con la atención médica que tanto necesitaba.

El hombre se puso en contacto con la asociación pero ayudarla no sería nada sencillo

De inmediato, Mundo Patitas quedó conmovido con la situación de la pequeña Dulce Polly. No obstante, no contaban con los medios necesarios para poder auxiliarla, así que pidieron ayuda a los internautas para poder costear el transporte y los gastos veterinarios médicos del rescate.

“Ya vamos en su rescate, pero como hoy no podemos circular, solicitamos su valioso apoyo para pagar el transporte y los gastos médicos que implique su rehabilitación”, dijo en un comunicado en sus redes sociales Mundo Patitas.

Miles de internautas se solidarizaron con Dulce Polly, ayudando tanto como podían. Mundo Patitas pudo rescatarla y la trasladó de urgencia a una clínica veterinaria donde un especialista limpió la lesión en su rostro.

Sin embargo, para ese momento la lesión ya tenía varios días y fue imposible evitar que la pequeña perdiera la visión de su ojito izquierdo. Aún así, Dulce Polly por fin tenía una segunda oportunidad de vida.


Transcurrieron 10 días desde su rescate y Dulce Polly consiguió mejorar drásticamente gracias a los cuidados que recibía por parte de los voluntarios de Mundo Patitas.

Su cuerpo y su alma pudieron sanar; y entendió que no todos los humanos tienen malos sentimientos.

La peluda fue dada de alta de la veterinaria y, luciendo completamente renovada y más bella que nunca, era momento de que abriera su corazón nuevamente a una familia.

Así que, junto a sus rescatistas, visitó el Parque México con la esperanza de encontrar un nuevo hogar.

Después de su difícil experiencia de vida, Dulce Polly pudo encontrar a su nueva humana, una cariñosa mujer llamada Deyanira Baco que día tras día se encarga de llenarla de mucho amor para que consiga superar su pasado.

“Está feliz. No deja de mover su colita, da vueltas y sus abrazos nos dicen que le gustó su nueva familia. Prometemos cuidarla y darle todo el amor que ella necesita. Gracias por sus buenos deseos y gracias a Mundo Patitas por todo lo que hacen”, comentó Deyanira.


Dulce Polly se encuentra cada vez más feliz en su nuevo hogar, por fin está disfrutando a lo grande y su apariencia no hace más que recordar que es toda una guerrera de la vida. ¡Enhorabuena por ella!

Como Dulce Polly, existen cientos de animales desamparados esperando una nueva oportunidad. ¡No los desampares ni permitas que les hagan mal! ¡Lucha por un mundo justo para los animales!