Cae al suelo cuando un experto le dice cuánto cuesta el reloj que compró hace 40 años

En el Reino Unido existe un famoso programa de televisión pionero en su área y que es transmitido por la BBC de Londres en el que los tasadores de antigüedades viajan por todo el territorio de las Islas Británicas (y ocasionalmente fuera de ellas) para evaluar las antigüedades traídas por la población local y el público en general.

Antiques Roadshow, es uno de los más antiguos programas de este tipo, que arrancó en 1979 y ha generado un sinfín de versiones en otros países con el mismo formato televisivo, incluidos Canadá y, por supuesto, los Estados Unidos. 

Cinco años antes de que se transmitiera por primera vez el show, en 1974, David, se enlistó en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para servir a su país. Ese mismo año, el hombre adquirió un precioso reloj suizo marca Rolex con la intención de utilizarlo en su mayor pasión: el buceo deportivo. 

Así, el pasado lunes David reapareció en el programa para llevar a tasar su viejo Rolex por el que pagó la suma de 345,97 dólares, en su momento.

Sin embargo, al ser valorado por el especialista en antigüedades, al hombre casi le da un infarto cuando el tasador Peter Planes le dijo que el reloj era similar al que usaba el legendario actor Paul Newman y que vale, al menos, unos 200 mil dólares.  

David, estupefacto, literalmente se fue de espaldas al conocer el exorbitante valor que alcanzó en la actualidad su viejo y querido reloj, que por cierto nunca utilizó para sumergirse en el océano, ya que después de que lo compró, decidió que era demasiado fino y bonito para eso. 

Tuvimos que ‘revivir’ prácticamente al participante dándole palmaditas en la cara para que reaccionara”, afirmó Planes.

La hermosa joya suiza permaneció más de cuarenta años en una caja de seguridad y solo fue sacada por el estadounidense para llevarla a la grabación del programa en West Fargo.  

Además del valor inicial del Rolex, y ya que llevaba la diminuta palabra “Oyster” grabada, el reloj fácilmente podría duplicar, incluso triplicar su valor, ya que ese pequeño detalle lo convertía en un ejemplar muy poco común. 

David, dada la condición prístina del reloj, podría obtener hasta 700 mil dólares por él”, añadió el presentador a David, después de que este se repusiera de su asombro.  

El término utilizado por el aún incrédulo exoficial del ejército, definitivamente no se puede usar en televisión, mucho menos en horario familiar, de modo que tampoco nosotros lo haremos aquí. Eso te lo dejamos a tu libre imaginación. 

Comparte esta simpática historia con tus amistades y familiares más cercanos y revisa bien tus pertenencias, tal vez, sin saberlo, también, como David, tengas un tesoro entre tus manos.  

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!