Salen a la superficie cuerpos que permanecieron atrapados en glaciares durante décadas

No es sopresa que el calentamiento global ha producido impresionantes estragos en la naturaleza, y los grandes deshielos son la prueba más evidente del desorden que sufre el planeta.

Y como resultado, un guía de los Alpes suizos ha sido testigo del más impactante hallazgo.

El guía del monte Cervino encontró el cuerpo de un escalador japonés debido al derretimiento de los glaciares. Pero ese hallazgo apenas era la punta del iceberg…

No es la primera vez que se hace un descubrimiento de esas características; durante la última década en Suiza se han encontrado cadáveres que permanecieron atrapados en los glaciares en una zona en la que se reportó la desaparición de casi 300 personas, que no dejaron ningún rastro desde 1926, según lo declaró un portavoz de la policía suiza del cantón de Valais.

Justamente hace unos años, se reportó también el hallazgo de cuerpos congelados en perfecto estado de conservación, que pertenecían a Marcelin y Francine Dumoulin, una pareja que fue declarada como desaparecida el 15 de agosto de 1942. Los cuerpos llevaban ropa de la Segunda Guerra Mundial.

Junto a ellos se encontró además un reloj, una botella, una mochila y un libro.

“Hemos pasado nuestras vidas buscándoles, sin parar”, declaró Marceline Udry-Dumoulin, la hija menor del matrimonio.

Por otra parte, del glaciar alpino Aletsch también se obtuvo en 2012 los cadáveres de los hermanos Johann, Cletus y Fidelis Ebener, de quienes no se tenía noticia desde 1926 cuando salieron a realizar una expedición.

Restos humanos, botas y equipamiento de montaña también fue encontrado por unos montañistas y se dilucidó una desaparición ocurrida 90 años antes.

En 2014 se hallaron también los restos de Jonathan Conville, quien se perdió en la montaña en 1979. Ese mismo año fue encontrado en un glaciar del cantón de Berna el cuerpo de un explorador checo perdido desde 1974.

Lo mismo sucedió con los cuerpos de los japoneses Michio Oikawa y Masayuki Kobayashi, desaparecidos el 18 de agosto de 1970, quienes habían sido sorprendidos por una tormenta de nieve.

Desde que existen registros, en 1880, la longitud y el grosor de los glaciares suizos no han dejado de reducirse, según lo declaró GLAMOS, una red integrada por varias universidades suizas y financiada por el Ministerio de Medioambiente del país.

EP

El glaciar Tsanfleuron ha perdido desde 1884 una longitud de 1.926 metros y el Morteratsch, 2.804 metros desde 1878. Mientras que en 2017 un total de 80 glaciares siguieron derritiéndose.

Es verdaderamente impactante los destrozos que estamos haciendo en la naturaleza. Esperemos que estos impresionantes hallazgos nos haga recapacitar sobre el real alcance del calentamiento global. Aunque no deja de ser curioso encontrarse con algo así.

¡Compártelo en tus redes!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!